La metáfora del amor.


.


La cuna se mece sobre el abismo y el sentido común nos dice que el amor solo es un atisbo de luz entre dos eternidades en tinieblas.



234.


.

Tal vez la memoria sea cómo la música, una serie de notas y sonidos que se unen en recuerdos. Una canción, una sinfonía, una ópera, que dura toda nuestra vida y cuyas letras y música solo puede ser interpretada por el corazón de cada uno.


Alicia cae.


.


Y Alícia creció , pero nunca terminó de caer,
como vos,

y no se enteran
no te enteras,
aunque
el vacío parezca verdad,
aunque
todo puedan tocar,
menos
mi alma claro está,

un privilegio que ya en ningún
cuento encontraras,

porque al final
lo único real
era una mentira que pintabas de verdad.


Ruben Mangiagli


Cuentos.


.

La cuestión es que es difícil dejar que los cuentos de hadas desaparezcan; a casi todo el mundo le queda una mínima esperanza de que un día abrirá los ojos y verá que se han hecho realidad. Cuando el día llega a su fin, la fe es un misterio, aparece cuando menos te lo esperas. Es como si un día te dieras cuenta de que los cuentos no son exactamente como habías soñado. El castillo, puede que no sea un castillo; no es tan importante eso de ser felices para siempre, basta con ser felices en el momento. A veces, muy de vez en cuando, la gente puede darte una grata sorpresa; de vez en cuando, alguien te deja sin respiración.


Breve espacio.


.

El breve espacio que no habitas en mi es identidad de dos, donde el tiempo tiene tu nombre y el anexo del mio, es como ser luz y camino, en el extraño privilegio de sentirte mia en la inclinacion de todos lo adverbios
RM

Sentencia.


.


Y el tiempo nos aleja inevitablemente,
despacio... en silencio...
ese silencio tan tuyo,
haciendo desvanecer esa agonía que queda clavada entre los huesos del pecho,
justo entre las costillas, tan cerca del corazón.

El tiempo como verdugo mata y disfruta,
dura y certeramente
con su aguja de horas de espada,
lentamente con su daga de minutos,
sutil con sus segundos
imperceptibles,
Sin ninguna pudor convierte lentamente los "Te amo" en "Te quiero"...
y el "Te quiero" en un recuerdo,
y el recuerdo en un olvido
que no se olvida.


Ruben Mangiagli


No, no ( no)


.


No me hables,
no me escribas,
no me jodas,

yo sé muy bien lo que es caer por un tobogán
y resbalar,

No me enseñes,
no me busques,
no me sigas,

porque jamás me alcanzaras y no me encontraras.

No te compares,
no te iguales,
perderás,

tengo más días de vida que tú, razones y un café
recalentado sin terminar.

No digas,
no susurres,
no grites,

nunca no existe, siempre jamás, ahora no puede
ser un quizás.

No me quieras,
no me quieres,
es la realidad

juegas a la mancha amar pero si me tocas te vas
a envenenar

porque este loco ya no quiere nada más y ni un
solo recuerdo serás,

si te quiero ya
no lo sabrás,
ni lo imaginaras,

es lo que siento, es verdad, un hastío peor que
tu silencio,

mayor que la soledad,
más grande que el verbo
te follaré, me follaras,

sin caricias, como animales que ni siquiera
sirven para procrear, vete,

sin después,
sin vacilar,
sin esperar,

en serio no llegues, no te pares ni vuelvas la
mirada atrás y

no me hables,
no me escribas,
no me jodas,

la puta vida no nos espera más, solo se nos va.

Ruben Mangiagli.



Tiempo ordinario.


.

Vivimos en el tiempo -nos contiene y nos moldea-, pero nunca he creído comprenderlo muy bien.
Y no me refiero a las teorías sobre cómo se desvía y se desdobla, o a que pueda existir en otro lugar en versiones paralelas.
No, me refiero al tiempo ordinario, cotidiano, que los relojes de pared y de pulsera nos aseguran que transcurre regularmente: tictac, clic-cloc.
¿Hay algo más verosímil que una segunda aguja? 
Y, sin embargo, el placer o el dolor más nimio basta para enseñarnos la maleabilidad del tiempo. Algunas emociones lo aceleran, otras lo relentiza; de vez en cuando parece que no fluye, hasta el punto final en que desaparece de verdad y nunca vuelve.




Analogía.


.


Tan sencillo como... 
Si te pica un bicho, ráscate
y luego pásate alcohol para que no se te infecte.

Tan simple como...
Si tienes recuerdos de alguien, escribe
y luego tómate dos copas de alcohol para que no te envenene.


RM


Que te extraño.


.

Puede que el whisky tenga tu sabor
como un recuerdo
fuerte, que quema
y el humo del cigarro
solo sea una niebla que cubre lo
que no quiero ver,

o solo sea que te extraño y me extraño
y no quiero decirlo porque prefiero
no escucharlo,
ni pensarlo,

pero no,
solo soy yo y mi nostalgia de un te
quiero que tiene que
irse

para que no duela.

Ruben Mangiagli



231.


.


Mi placer era observar nuestros hilos cruzándose,
separándose,
y volviéndose a juntar...



Fin.


.



Henry Miller escribió :
"Si quieres olvidar a una mujer, conviértela en literatura”.

La frase me pareció bastante lógica, por lo que me nacieron dos preguntas
¿Acaso es que el título de "mujer" es muy poco para lo que en verdad eres? ¿O es más bien que el título de "Literatura" es demasiado para lo que yo escribo ?

Pues después de todas las frases, poemas e historias que te he escrito durante todos estos años
sigo sin poder olvidarte...

Y después de analizar bien ambas preguntas y sus posibles respuestas, sólo pude llegar a una conclusión.
Y es, que todo buen escrito tiene que tener un final,
uno no puede sólo escribir y escribir y escribir sin parar durante años

y al llegar al penúltimo capítulo volver al primero
sólo para parafrasear todos los capítulos y crear uno nuevo
que realmente no es más que lo que ya habías dicho con anterioridad.

Ya que eso convertiría a dicho escrito en un ciclo
y todos los ciclos terminan mal,

pues al no tener principio ni fin
uno nunca llega a estar seguro del todo si ese ciclo ya había terminado desde antes de que uno creyera que apenas comenzaba.

Así pues, hoy llegó el día de sentarme en está mesa donde estoy sentado ahora,
retomar este escrito cuyo principio ya no merece la pena recordar,

y escribir el último capítulo para poder poner tranquilamente el ya merecido "punto final" a está "historia"

y así poder liberarme de estos grilletes que yo mismo creé sin necesidad alguna.

Hoy escribí el último poema para ti, ya no te necesito...

Y tú,
tú ya puedes vivir tranquila mujer,
pues ya no eres ni "mujer" ni "morirás"
desde hoy eres literatura.


Entresueño.


.

Con los ojos casi cerrados por el sueño, busqué con mi mano hasta alcanzar el móvil que está colocado encima de la mesita de noche al lado de mi cama.
Lo enciendo y miro , el reloj marca las 5:29 a.m....me había despertado sintiendo que algo gris latía en mí.

Me levanté y fui hasta el secreter y tomé un post stick que tengo en el cajón y escribí,
"Quiero un corazón rojo, por favor." 
Lo pegué en mi teléfono para recordarlo y seguí durmiendo un poco más... ya casi amanecía.






233.


.

Y un día me dijo;

Voy a cumplirte un deseo...



Suficiente.


.

Cayendo lentamente entre ángulos, mis ojos no me conocen
y no puedo volver atrás.
Estados de ánimo que me toman y me borran.
Ya he sufrido suficiente y luchado contra mi mismo,
es tiempo de volver a respirar.

RM


Hadas y cuentos.


.

Los cuentos de hadas son más que ciertos: no porque nos dicen que los dragones existen, sino porque nos dicen que los dragones pueden ser derrotados.


10.


.


Sigo buscando
un
poema de

diez
palabras

para poder enamorarte.

RM


PALABRA


.


nombre femenino
1.Unidad léxica constituida por un sonido o conjunto de sonidos articulados que tienen un significado fijo y una categoría gramática.

¿ Cuanto se puede extrañar una palabra ?
¿ Una oración?
¿ Un saludo ?

Palabra...nombre femenino, como el de ella.


RM

232.


.


La lectura abre la mente y algo más.

RM

A veces...


.

A veces me pregunto,

¿ Cómo pude encontrarte entre miles de estrellas?

y otras,

¿ Cómo pude perderte entre miles de estrellas ?

Porque al final la única que brillaba era vos.


RM