Archive for 2016

Hombre.


.


Soy un hombre, hecho
y derecho, hago lo
que hago con respeto,
a veces me la juego y
otras no me entiendo,

algunas mujeres me quisieron
hasta el cielo,
y otras me desean el infierno,

melancólico hasta los huesos,
fumo y bebo,

aun siento mis dedos cuando
escribo y se desbordan de
sentimientos, por eso


tengo mil besos por dentro
que se quedaron atragantados
en noches de desvelos,

He amado tanto que ya no lo
cuento,

y en mi cuerpo aun queda el
deseo que desatan el amor,
o los polvos de un
solo encuentro,

no soy perfecto, soy un
compendio de errores
que a veces no recuerdo
y los repito con esmero,

hombre de una mujer cuando
quiero y otras admito
que solo me divierto,

todavía espero a alguien, algo
que me mantiene
despierto

y si no me quiere que se joda
porque no podrá sentir
tanto con nadie eso se
lo prometo, y lo sabe

cuando acarician su cuerpo,
y la recorren los que no
son mis besos,

soy un hombre, hago todo
lo que puedo o moriré
en el intento,

soy cómo un café en el invierno,
un vino añejo,

y todavía creo que todo lo puedo.


Ruben Mangiagli
©2016






Esquirlas.


.


Quisiera sacarme estas esquirlas
de tus no besos estallaron
cerca de mis labios,
que no sangre mi boca dolores
invisibles en mi sonrisa
rota,
y que mis palabras no mueran en
lo que queda de la punta
de mi lengua,
para poder decirte aunque sea
solo una vez que ya
no te quiero,
por más sea mentira,
aunque vos no lo creas.

Ruben Mangiagli
©2016

Sin reservas.


.



No es está melancolía de invierno
la que me quiebra,
no,
hay tantos motivos para tenerla y
otros tantos para que no sea
cierta,
puede que sea esta lluvia que me
cae por dentro e inunda mis
venas
hasta que la humedad las quiebra
y mi corazón de a poco se
seca,
el buscar motivos para seguir en
donde pueda que hace mis
pasos
sean como pesadas piedras de
lo que fue una condena sin
sentencia,
el café que se enfría siempre y
el tabaco que se quema
sin saber o sabiendo que cada
parte del tiempo es una
espera,
tal vez sea por ella, por mi o
por un nosotros que ya
no está,
no hay una respuesta cierta la
verdad, solo existe sin
reservas
esta certeza de estar muerto sin
cicatrices que sea vean y
no.

Ruben Mangiagli
©2016

Donde sea.


.


Quédate, donde quieras,
en mis manos hecha poemas,
cuando el tiempo se acabe y
no haya más puertas,
en un rincón de mi corazón,
ese que es tuyo y nadie
salvo vos encuentra,
cuando las estaciones
diferentes acaben en la misma
luna de un mes cualquiera,
entre girasoles y jazmines
o latas de tomates que se
cansaron de tantas esperas,
quédate, porque no sé olvidarte
si no te tengo y te olvidé
con tu presencia,
quédate,
donde prefieras, entre cuentos
o en una novela donde tu
nombre aparezca,
porque
estás en tu casa, en mí, en
cada uno de los sueños
que se me escapa esperando
que vuelvas.

Ruben Mangiagli
©2016

Con un café entre mis manos mientras llueve.


.


Estoy enamorado de ella, y sus pasos hacia atrás son mis ganas de seguir adelante.


Dos preguntas.


.

Henry Miller escribió :
"Si quieres olvidar a una mujer, conviértela en literatura”.

La frase me pareció bastante lógica, por lo que me nacieron dos preguntas
¿Acaso es que el título de "mujer" es muy poco para lo que en verdad sos? ¿O es más bien que el título de "Literatura" es demasiado para lo que yo escribo ? 
Pues después de todas las frases y poemas te que escribí durante estos años sigo sin poder olvidarte.
Así que supongo siempre serás esa gran mujer que amé tanto y yo...yo, solamente un mediocre escritor que un día se asomó a tu vida.


Diciembre


.

Un diciembre largo de un año
que será igual a otro,
nada cambiará en Enero
solo es un mes más
el calendario.

RM


Cronología de la ausencia.


.


Hay días que parecen iguales,
el sol , la luna, las sombras del mediodia,

las sonrisas y las personas,
los gatos que cruzan la calle ida y vuelta,
como un ritual de cosas pasajeras.
efímeras e inmediatas,

hasta podría hacer una cronología de silogismos
que me detienen en un pensamiento,
cómo si la respuesta
fuera solo

una unidad de medida
para distancias infinitas en un reloj
lleno de agujeros de tiempo,

Hay días que parecen iguales, salvo una sutil
diferencia,

un día la tuve a ella,
hoy no la tengo.

Ruben Mangiagli


Sin sol.


.


No me cuentes del amor
cuando tengo el corazón roto
dividido en dos,

no es un herida, no es un dolor,
solo esta partido,

de un lado late un recuerdo,
del otro

te sigue perteneciendo a vos,

tanto como mis palabras,
mi tacto,

mis ojos cansados y mi voz.

No, no puedes hablarme de
amor,

porque estoy inundado de esta
soledad que
se quedó de uno

para nunca ser de dos.

Estoy tan inmóvil que ni siento
mi respiración

que inhala y expira memorias
sin tiempo del mil

caminos de distancias sin saber
si alguno llegará aunque

sea por casualidad
a vos.

Hoy no me digas nada del amor
por favor

porque esta melancolía que no
sabe de estaciones

me ha dejado parado en este
invierno

que no conoce el sol.

Ruben Mangiagli
©2016


La fuga de las letras.


.


Ya no esperes que todos mis versos sean para vos,
el fuego se apaga y con las cenizas 
se queman las palabras,
esas que tanto te querían
las mismas que aun extrañan.

No es que te haya dejado de querer, te quiera un
poco menos o ya no te sienta,
pero por las noches me atrapa el olvido

de tu silencio y el mío.

Este corazón aun late por vos, pero está tan
cansado y no puede adivinar lo que
hacen mis manos,

a quienes toca, que dedos mienten mis
deseos o lo que mi boca
muda de un te quiero besa
huérfana de vos.

Las damas primero, al final siempre fui
un caballero,
así que camina rápido, vete bien lejos,
mas allá del cielo y el infierno,

porque

mis letras ya no son para vos,
aunque se mueran en un
papel sin inspiración.
aunque sepan no existirán sin
tu amor.

Ruben Mangiagli
©2016


Tanto amor.


.


Tengo suficiente amor para los dos,
por si ya no me quieres,
por si ya no vuelves,

o en la viceversa de lo incoherente,

por si me extrañas alguna vez,
por si todavía me quieres

tengo tanto amor para los dos que
podría reconstruir mil
puentes,

se me escapa del alma y las manos
y de mi pobre corazón
cansado,

tengo tanto amor. y no tengo a nadie
para darselo, sino es para vos
es en vano.

Ruben Mangiagli.
©2016


Pacto.


.


Tengo un pacto con el diablo,
yo no hago su trabajo
ni él escribe con mis manos,

compartimos el mismo infierno
como dos desterrados
que reinan en el pasado,

él me ampara mis pecados y
a cambio yo lo
acompaño

en soledades incompletas en
las lagrimas que
ignoramos,

así obtengo todos los placeres
paganos,

las mujeres que no amo, abrazos
de sexo que me aman sin
pedir tanto,

solo a veces hablamos, como si
la aislada parte de los corazones
sanos sea

la memoria del cielo perdimos,
y de la única mujer que no
olvidamos.

Solo es un pacto, sin almas, sin
contratos, rodeado de palabras
que añoramos.

Ruben Mangiagli


Tenemos miedos.


.

Todos tenemos miedos, aunque lo bueno de esta vida es que casi nadie nos pregunta cuáles son los nuestros. Nos intuyen, nos huelen, nos encontramos con ellos un día en un aeropuerto, en medio de una calle oscura, al subir a un autobús en una ciudad desconocida… Y de repente nos damos cuenta de que somos miedosos a volar, a la oscuridad, a que nos roben o a amar y entregar en el sexo parte de nosotros.
El mío es no volver a cruzarla a ella en mi vida.


Nuestros pecados-


.

Nunca debimos crucificar a Jesús para que así nadie nos pudiera perdonar nuestros pecados.

Sutil.


.


Existen instantes en la vida en los que hay que decir la verdad y otros en los que no hay que mentir.
Es sutil la diferencia,como el espacio entre el silencio y una palabra que puede calmar el dolor del corazón.


Todavía puedo.


.


Aun puedo ver el amor
en cualquier parte,
en una pareja que camina por las
calles enamorados,
en los ojos de mis hijos que me
quieren a pesar de ser
yo mismo,
en el andar de un anciano
que deja las huellas de haber
querido tanto
a quien ya no está,
en las sonrisas, gestos, en la
armonía de quienes
aun quieren
amar,
en mis propias manos aunque lo
haya dejado escapar,
en recuerdos que no voy a olvidar,
aun me recorre ese sentimiento si
me pongo a pesar en
sus ojos de verde tierra que
me solían mirar y
esperar,
y no está mal a mi edad, un
hombre que con muchos
errores aun lo pueda
respirar,
que lo amaron tanto y no supo
amar,
pero entregó todo lo que pudo en
cada suspiro, en las
palabras que no
supo pronunciar
que superaron a la verdad y
al que todavía le quedan
letras y una
posibilidad para volverlo a
intentar...
Ruben Mangiagli
©2016

Confesional.


.


Ni siquiera puedo evitarlo,
resistir
para que no pases este muro que
intento levantar
sin saber

como termino de vestirme de esta
verdad si estoy desnudo hasta los huesos que
laten mi soledad

que tiene este gusto amargo
de tiempo y espera, de distancias sin pasos
y todo se aleja.

Ni siquiera puedo rebelarme,
rendirme
para que extrañarte no sea lo de
siempre, eso tan
habitual,

a lo que no puedo acostumbrarme
porque te sigo queriendo para siempre, para
ayer y mañana,

y en todas las estaciones no
habitamos
jamás que cubrimos de miedos y
recuerdos sin
terminar.

Ruben Mangiagli
©2016


Veredas sin vos.


.


Llueve mi nostalgia sobre tu
memoria,
empapa veredas y calles que
hablan
de vos, de mi, de lo que se
dejó ir,

cómo si el agua lavara los
malos
momentos, lo mal hecho y
esas
poesías que ya se hicieron
silencios,

una pérdida que moja cada
paso
en las aceras, de anónimos
que
se hacen historia por solo
un momento,

una imagen fugaz, corazones
sin dueños,
la soledad mía que se suma a
ellos,
llueve, un café, un cigarro y
tu recuerdo

en letras con formas de cada
parte
de tu cuerpo, tus ojos en un
reflejo,
y mis manos que en cada
palabra te pierden
de nuevo.

Ruben Mangiagli
©2016


154.


.

Cada vez más fuerte la lluvia en Valencia, casi una invitación a una nostalgia, a un recuerdo con aroma a café y que las manos hagan un garabato de letras que sin mérito alguno otros llamarán poema.

Un instante.


.

Si todos los sueños que tuve
no fueron
si hoy son solo recuerdos,

esta nostalgia que siento que
se hace carne rodeando
mis huesos,

es lo único que me queda,
lo poco que tengo,

en realidad tampoco
necesito tanto,

la memoria de un beso,
un abrazo que alguna vez

calmó un momento,

que se escurra el futuro
entre mis dedos,

para no pensarte, para no
saber que no te tengo.

Ruben Mangiagli
©2016


La incertidumbre.


.

La incertidumbre es casi peor que el dolor, el silencio penetra más que el susurro en los oídos, pero sigues, sin saber por qué o para qué, las manos vacías, el corazón lleno de acentos de verbos pretéritos sigue latiendo esperando que un solo tilde se caiga justo de al menos una palabra que nos deje respirar mejor otra vez.

RM

Lagrimas.


.

He leído que no existe la así llamada ‘una sola lágrima’, esa vieja figura poética. Tal vez no, puesto que la de ella era una simple compañera de la mía separadas por siglos de caminos diferentes, tantos que una se hizo río y la otra mar.

RM

153.


.

Te protegí de cualquier infierno que intentara acercarse a ti, incluido el mío, por eso te dejé ir, por eso no puedes volver.

RM

Destierro.


.


Claro que te sigo queriendo,
los girasoles siguen viviendo en el tiempo
y los gatos inmóviles
esperan en un cuento,

la luna sigue quieta en el firmamento, no
crece, no desaparece,

todo lo rodea el silencio, que
imita una perdida inaudita sin dueños,

las veredas siguen iguales, tus pasos
también lejos,
los míos en mi acera
con la incertidumbre de partir cansados

de un destino que no quiero.

Entre tanto los cuerpos los recorren otros
sin ningún derecho,

e indefensos nos dejamos llevar por un
falso deseo,

pero no eres tú en ese momento,
no soy yo ni mis movimientos,

claro que me sigues queriendo,
aunque no te atrevas a decirlo, tu corazón
late mi destierro.

Ruben Mangiagli
©2016


Todavía es de noche.


.

Todavía te siento,
Espero.
Sueño.
Pienso.
Extraño.
Quiero.
Todavía es de noche
y no te tengo.



RM

Melancolía.


.


Tengo postales anudadas a mis costillas
imágenes de paisajes,
tus ojos y
tu risa,

justo donde se quiebra el tiempo en el
espacio del vacío
entre la nada y
mis huesos,

no las veo, es verdad, pero las siento
se hacen aire cuando
respiro y no
muero

ocupan los huecos que se quedaron sin
vos en mi corazón
partido en mil
lienzos,

son como un recuerdo del futuro que no
fue, pero sigo sintiéndolo
real como años en
mi cuerpo,

una melancolía, una tarde, un café y el
perfume de tus besos
de mentiras y
deseos,

una imagen borrosa como un espejo y
el reflejo del regalo
de soledad que
me diste

sin decir adiós, sin palabras ni duelo.

Ruben Mangiagli
©2106



Detrás de la puerta


.


He cerrado las puertas al amor,
detrás de ella quedaste vos
y yo,

No quiero se escape ninguna
visión, ya no sos la misma
ni yo,

tras la madera y el marco solo
hay un borrador que no
sos vos,

alguien se parece a una mujer
que a amé y amo pero no es
la de hoy,

No hay recuerdos buenos ni
dolor, y eso me lastima
aun más,

porque detrás de la puerta sé
estás, pero no volveré a
abrirla jamás,

no vaya a ser que mi corazón
borre mi razón y te vuelva
a perdonar.

Ruben Mangiagli
©2016


La soledad de una lagrima.


.


No sé porqué sucedió
esa asimetría
si el amor era el mismo
en los dos,

si los motivos fueron
diferentes,

dispares, necesidades
desiguales,

tampoco si fueron de
sal o no,
que dolor llevaban y
cual no.

Si el color era de un
mar que
nos separaba o de un
río sin miradas,

porqué las estaciones,
los meses , años
o ese siglo
no encontramos,

lo cierto que la tuya
fue la primera,
la mía
tiempo después,

dos lagrimas solitarias
con la identidad

de un amor que era
y no fue,

tan impúdico que la
melancolía
se quedo grabada en
la piel,

nunca ya sabremos si
si se hubieran
juntado en las mismas
manos

que hubiera sucedido,

en las tuyas, las mías,
en el tiempo,
un día cualquiera

en la misma esquina,

si se
hubieran hecho besos
para ser
juntos una sola vida.

Ruben Mangiagli
©2016


152.


.

Seguro aún estás en alguna página de mi vida, sin indice, sin numeración, en el espacio que dejé de una sangría que no uso jamás, para que puedas ser el comienzo que deseo, tras el punto final que no pongo esperandote.


Solo la lluvia.


.


Estoy atrapado en esta
lluvia
que no para
y en casa todo está vacío
con nada en su lugar

sus paredes no esperan a nadie
ni siquiera a mi,

es una extraña sensación
sé la dirección
pero no sé llegar,

puede que esté perdido en
la inmensidad
de un mar,

que no existe en ningún
lugar

y remo y remo pero siempre
voy para atrás,

si me hundo nunca me
buscaran,

un naufrago sin nombre que
no se atrevió a
partir,

que no sabe llegar, pronto
todos lo olvidaran,

con manos para escribir
sin brazos para nadar

y está lluvia que sigue y
no tengo la puta
idea de donde estás

o si solo fuiste el espejismo
de un faro que
no existió jamás,

si me salvo será por
casualidad,

pero ya no sos la misma ni
el lugar para
descansar,

ni yo tampoco y no lo
puedo evitar,

sigue lloviendo,
del cielo caen recuerdos,

gatos, cometas, girasoles
una calle,
tu nombre,

palabras, siempre, nunca,
esperar, tiempo,
respirar,

algún beso de olvido,
y las lagrimas que dejaste
escapar,

mientras alguien en mi
memoria me
pregunta

si sé lo que es la soledad

y respondo,

puede que sea como la lluvia
y nada más.

Ruben Mangiagli
©2016


Una prosa más.


.


Ya no me quedan fantasías
ni sueños,
tampoco dolor o duelos,

ausente en mi propio
entierro
y sin nada para recordar,

busco en las palabras algo
se parezca
a lo que nunca fue,

a lo que jamas será.

Una rima que detenga lo
que siento
para poder descansar,

una prosa que me sirva
de final,

escribo en un papel negro
para que no
me puedas adivinar,

y aun así deseo no haber
escrito nada para
que no lo puedas
memorizar,

por ese miedo simple y
oscuro que
le digas a otro
solo una palabra

de esos poemas tan viejos que
eran vida en mi vida
y te regalaba sin pensar

y ahora están
llenos de destiempos
cubiertos de mi soledad,

esos,

donde usaba el verbo amar
y el puto siempre era
siempre y no solo un
adverbio

que nunca será realidad.

Ruben Mangiagli
©2016




Inmigrante.-


.

Desahuciado está el que tiene que ir a vivir una cultura diferente.
León Gieco.

Soló quien tuvo que partir sabe que un trozo de él se quedó en algún lugar, esa parte es donde nació, su ciudad, la esquina de su barrio, su familia, sus amigos, su historia, un amor.
RM

Monumento al inmigrante de Bruno Catalano.



151.


.

Lo que da fuerza son otras cosas (y no la realidad): las ideas, las pasiones e, incluso, la locura. Todo lo que se eleva por encima de la razón.


150.


.

La ausencia es como el cielo, lo cubre todo.




149.


.

Quizá el tiempo se mida en palabras. En las palabras que se dicen. Y en las que no se dicen.




148.


.

Un momento de belleza hace olvidar a un hombre su miedo a que el pasado lo alcance.

147.


.

En la vida nuestros nombres pasan por muchas bocas, pero sólo se quedan en las que realmente importan y se hacen besos.

Adivinanza


.

.
Tengo encliptado tu nombre entre las letras del mío. un Anagrama de amor en Roma o donde quieras , tu nombre que se lee igual del derecho y el revés como si todo fuera más fácil cuando mis manos te escriben y mis ojos solo te quieren ver.

146


.

Cada soledad es única y no se parece a ninguna otra, porque tiene sus propios motivos para existir.

145.


.

La vida se encoge o se expande en proporción al coraje que uno tenga para seguir adelante.





144.


.

El peor dolor es no poder compartir el dolor.



143.


.

Hay un lugar en el olvido donde aún estás. pero no puedo recordarlo.



Mal sueño.


.


No hay nada bajo
mis pies
solo la ilusión de poderme ir
mientras el calor
se escapa
de mi cuerpo y se
queda en la piel para
no morir,

todo queda atrapado
en telarañas de plástico y de
papel,

el humo de un cigarro
es solo niebla que no deja ver
y no hay nada escrito en
la borra del café,

las letras se escapan
sobre el color rojo de un ocre
mantel

y se ordenan para no desaparecer

con la simple esperanza
de encontrar
algo de paz
entre estrellas rodeadas
de intranquilidad,

pero ya no hay escondite
en mi memoria,
ya no queda nada que pueda
vaciar

mientras mis manos apretadas
empujan las puertas
cerradas

y repiten tenemos
que salirr para poder entrar
entre luces tenues
de velas que invitan a una
escalera de espiral,

sin entender
si debo subir o bajar
para saber
donde ir o donde estás,

estiro los brazos por si
me puedes
abrazar, mientras

mil susurros repiten que
eso no pasará
y la noche se queda noche
sin que pueda
despertar.

Ruben Mangiagli
©2016


142.


.

Hay personas que no creen que una sola alma nacida en el cielo pueda dividirse en dos espíritus gemelos, y precipitarse como estrellas fugaces sobre la Tierra, por encima de océanos y continentes, donde sus fuerzas magnéticas acabarán uniéndose de nuevo en un solo ser... ¿de qué otra forma se puede explicar un amor que supera el tiempo y distancia?


El viaje de no Ulises.


.


Nunca supe volver a Itaca,
no escuchar cantos de sirena
en alta mar,

hacer vino y beberlo para
poder matar criaturas
que creamos más allá de nuestro
bien para nuestro mal.

No supe que te habías
inventado un nombre sin
que ni siquiera te atrevías
a pronunciar

por el miedo que se haga realidad

y que Penélope se cansaría
de esperar.

Y se hizo tan tarde para regresar
que los mapas se
borraron en una eternidad.

Pero no todas son historias para
contar,

algunas cosas son tan simples que
no la sabemos mirar,

quizá el viaje no sea tan dificil, solo
ir a tu casa,
esperarte en tu portal,

y decir un te quiero y que la vida
disponga lo demás

Ruben Mangiagli
©2016


141,


.

Los momentos más difíciles van marcando muestras vidas, hasta convertirse en medida de nuestro tiempo. Los días felices al contrario, pasan deprisa, demasiado deprisa, y enseguida se desvanecen.


140.


.

Las pérdidas delimitan nuestro tiempo, no entendemos bien porqué el reloj marca las horas de diferente forma, deja de existir el presente y el futuro ya no es el mismo, el fin de una relación. la muerte de un ser querido. Cada pérdida es un anillo oscuro en nuestro interior.



Nadie.


.


Yo entonces no tenía monedas en los bolsillos, pero los tenia lleno de poemas, tantos que algunos los sostenía en las manos, pero al final no alcanzaron, el tiempo no espera a nadie, y nadie era yo.


Quisiera.


.



Quisiera poder dejar de escribirte,
que la luna solo sea la luna
y no donde buscarte,

no pensarte cuando camino,
que no todas las risas terminen en
tu sonrisa,

que se diluya la carencia
de mis manos cansadas de palabras
que no te reconocen,

no verte si no sueño, que
el tiempo huya rápido sin saber que
termina en vos

en cada final de las estaciones y que
algunos meses
se esfumen

y se borren esos días del
calendario que significaron algo y
nunca fueron nada,

olvidar tus pasos, las huellas dejaste
en las calles y en mi,

que la enajenación de
los recuerdos no se haga parte de
mi locura,

que dejes de ser la única
perfección en la imperfección de
los poemas hago por vos.

Y que el olvido te lleve
o me lleve a mí para que jamas
sumemos dos.

Ruben Mangiagli
©2016

139.


.

El sentimiento de que no te quieren es la pobreza más terrible que existe.



138.


.

El infierno no está en un lago subterráneo. 
Tampoco son los demás, aunque puedan torturarnos con su estupidez. 
No.
Ese lugar tan temible se halla mucho más cerca. Tan cerca que hasta ahora he sido incapaz de verlo. 
El infierno está en cada uno.