Archive for 2015

Pasos.


.


Estuve a tres pasos de la pesadilla
al borde de una cornisa
en una obsoleta 
regla
de palabras muertas que
ocultaban
lo que realmente quería,

a quien quería.

Estuve a dos pasos de decisiones
desafortunadas,
de esas de no mirar
para atrás y dejarme llevar
a ningún lugar

a casi un paso de de como hacer
una
crucifixión sin cruz
de un final

y empezar a olvidar.

Pero a cuatro pasos estabas vos,
con tus
abrazos esperados
de tiempo que no había
terminado
,
y corriste a mi lado,

primero despacio, después en
calendarios fulminados
de presentes y
me diste tus manos

en ese borde que solo era visto
por nosotros
yo detuve mis
pasos,

y ahí nos quedamos,

mirando un horizonte que ya no
imaginábamos,
donde estaban los anhelos
tanto soñamos

para seguir amándonos.




Ruben Mangiagli
©2015



Confesión de arte y parte


.


Confieso que estoy enamorado,
que te he buscado,
esperado,

Admito que te amo como jamas
he amado, con todos
mis huesos

y las letras nacen de mis manos.

Confirmo que me planto, final
de un camino que me
ha llevado a

tus brazos.

Por fin todo está ordenado en

un universo que se hace verso,
en dos almas se
buscaron

desesperadas cuando los cuerpos
se extraviaban en
otros abrazos

y los gatos incrédulos sin lunas
perdidos se
ahogaban

entre girasoles y jazmines secos
en un jarrón cubierto
de barro.

Sobrevivimos separados pero
estábamos atados

en este amor lleno de imposibles
para poder lograr
reencontrarnos

como se encuentran inexorables
las agujas de un
reloj

que se extrañaron hasta las doce

de la mitad de un día que quiere
ser toda una
vida

y se

detienen entre sueños y certezas

en un instante donde los besos
son solo
uno,

y la distancia se mide en pasado
en el roce anunciado
de los labios

que después dirán los te quiero,
esos que se fueron
apilando.


Ruben Mangiagli
©2015



Imaginación.


.

Subo, bajo,
beso y todo es deseo,
un tal vez, un quizá,
una afirmación
que se hace verdad,
dos labios en tu mitad
que imagino
para no imaginar.



Ruben Mangiagli
©2105



99.


.

Ella es la única mujer
que tiene los ojos de color verde tierra,
y esa mirada que me puede,
que me desvela entre sueños que de a
poco se cumplen
cuando me mira y espera.

RM



Este amor.


.


Quiero tu boca, tus labios,
cada palma de
tus manos,

Una mirada de tus ojos de
verde tierra y
esperas,

El compás de tus caderas
transpirando en mi
entrepiernas,

tu sexo completo, tus pechos
y lo prohibido sin
géneros.

Vestida, desnuda , de fiesta,
descalza de tiempos y
penas,

que seas angulo abierto con
las piernas hacia
las estrellas

o cómo sea, arriba, abajo, de
costado, parada o
arrodillada,

y si lo deseas en viceversa por
turnos o lo que la noche
quiera,

Compartir un té en principio
y después la vida
completa,

te quiero mujer, con toda mi
hombría, iluminados o
en tinieblas,

y que las risas sean rimas y
las palabras suspiros de
poesía,

porque te amo como a nada
en este mundo y en
donde sea,

desde tus cabellos, bajando
por tus curvas, en especial
entre tus piernas

donde muero y despierto en
este amor que se debe
abrazos

sexo y caricias que sean tan
efímeras como la vida
eterna.

Ruben Mangiagli
©2015






Presencia.


.



Una pagina en blanco para
explicar un te quiero,
unos renglones en prosa
que hablen de tu ojos
de verde tierra,

de escritos que a veces
salen de tu manos
y abrazan mis palabras y
mi sin razón que

se apilan en un rincón de
mi corazón que
late al son del cansancio
del tiempo.

Un amor sin épocas pero
con memorias
ancestras
y deseos que giran
alrededor
del girasol de
tu centro de gravedad,

el punto exacto donde se
juntan los
ángulos y los verbos,
donde se consumen
los inviernos.

Puede sea por tu sonrisa
fresca, tu belleza,
por ser una mujer
buena o quizá halle
la respuesta en

tu cuerpo que es la
definición de un lienzo
donde los
jazmines olvidan sus
aromas y se hacen
pecas, medanos,
mesetas, la bahía
donde
encalla mi hombría,

Por tus ideas y esa
aguda inteligencia que
descubre
mi estrategia y me
desarma
y soy solo lluvia que
se disfraza de
tormenta.

Puede que todo esto sea
verdad o algo
que se le acerca
pero prefiero dar
vuelta la hoja

y empezar de nuevo

Te quiero, no necesito
explicarlo,
solo poner un punto y
aparte en esta
noche donde te siento y
te extraño
tanto.


Ruben Mangiagli
©2015


Un poeta en un sofá.


.


Estoy sentado en un sofá de
verde alquitrán
de rocas y arena de
un infinito de nunca acabar

donde ha llovido sin mojar,

de cojines que saben recordar,
con tapizados de
memorias que a veces no
recuerdo pero están

siempre por querer escapar.

Es un lugar extraño donde los
gatos aprendieron a
volar para explicarme
como sobrevivir a
la soledad,

y la poesía nace sin ningún
ritual, también
sabe de felicidad
de momentos que jamas
quise contar

por miedo no fueran verdad.
Donde trato de entender la
belleza de los ojos
de verde tierra de
ella,

que es como la marea que
va pero vuelve
en cada luna llena y se
queda en mi en una
noche de ausencia

que se promete presencia.

Así de pequeño suele ser
el mundo de un poeta,
un café, algunas
letras, la inspiración
que a veces llega

para seguir creyendo que
el mundo puede
cambiar por un
simple poema de amor
que alguna vez alguien lea.

Ruben Mangiagli
©2015


Nosotros.


.


Porque pelee por vos
hasta que casi mi cuerpo no daba más
y te dejaste ganar,

y mi puerta siempre
estuvo abierta de par en par por si
querías regresar.

Porque me buscabas
y no me podías olvidar aunque todos
los gatos

parecían estar
escondidos en las letras que no te
atrevías a encontrar

y nada estaba
escrito en el destino sino en nosotros
como una verdad.

Cuando el humo
del tabaco y el licor se hacían poemas
me iban a matar,

y todos tus té de
las cinco, hicieras lo que hicieras, te
sabían a soledad

nos dimos las manos

y fuimos abrazos
de tiempo que cortaron distancias
de otoños sin sol,

volvimos a ser nosotros,
esos hechos de dos que son solo
uno cuando

vivimos dentro de
este amor que no tiene nombre
ni color,

que es pasión,necesidad,
paz, sabanas, estrofas que no
acabaremos jamas

abrazados frente
a una chimenea que no existe
en una casa sin sofá.



Ruben Mangiagli
©2015



Noviembre.


.

Quédate ahí, mis pasos ya casi llegan, inmóvil y expectante, sintiendo que por fin por un instante podemos detener el tiempo con un sólo beso. Que tu cuerpo espere el abrazo de mis manos que dejarán de escribir letras para quedarse día a día a tu lado con las caricias que dibujaban los gatos como preludio de este amor que tanto soñamos.

RM




98.


.

Tengo un insomnio de vos, de tiempo y otoños, de sábanas y vértigo, un destino concreto, palabras de sentimientos que recorren estas letras cuando te escribo te quiero.

RM


Mil te quiero.


.

Sabes tengo mil te quiero
atragantados,

y sé que te los debo,

son los que se quedaron en
mi cuerpo,

guardados bien dentro,

No escaparon de mis manos
y eso

estuve en otros brazos,

en abrazos no esperados ni
deseados.

Se quedaron en el borde

de mi abismo, donde día a
día casi

sin saberlo

construían un puente para
que en un

instante como

este poder susurrartelos
al oído.

Ruben Mangiagli
©2015




En la sonrisa de tus piernas.


.


Y qué si tu belleza aún me conmueve, si mi cuerpo responde al deseo de poseerte?, si muero por tu ojos de verde tierra, tus manos y rincones que prefiero no nombrarlos, médanos y meseta, precipicios conducidos por tu piernas y tu sonrisa que a veces me invita al infierno y otras es la única paz que mi vida encuentra.

RM


97,


.

El tiempo es circular, una vez en la vida nos pone de nuevo en un mismo lugar, es una esfera perfecta como un reloj pero sin agujas de horas, ni de días ni años, sólo marca instantes en la memoria para cuando suceda esa coincidencia de momentos estemos atentos, o lo dejamos pasar o nos aferramos a él aunque sea un hierro ardiendo para no perderlo.


RM


Exactitud.


.


Que mi primer sentimiento
sea para vos,
se haga pensamiento
para convertirse
en deseo,
que el sol de mi mañana se
junte con
las estrellas de tu
sueño y
que por arte nuestro
la distancia solo sea un mal
momento.
Es probable que de
nuevo los girasoles estén
floreciendo
uniendo estaciones en un solo
tiempo
y que ni
siquiera nos
estemos dando cuenta que nos
acercamos
a ese
amanecer en
una cama cubierta de sabanas
que fueron
paginas de poemas
que se
convirtieron en besos y miradas
que dibujaron
el cansancio de los cuerpos.
Es el momento,
los almanaques
se funden en una sola hoja que
pregona que
llegó el exacto instante de las
certezas y los
hechos


Ruben Mangiagli
©2015






4:05 A.M.


.


Perderme en tus ojos de verde tierra para que me encuentres y me veas, poder mirar tu mundo y tu reflejo en los espejos, que mi viejo dolor se calme al son del movimiento de tu cuerpo y descansar de tantos sueños en una realidad que se resuma en un beso y no sean las cuatro y cinco de la madrugada de otro día y no poder ver tus ojos dormidos sin sentir que no soy su dueño.


RM


Menú.


.


Y en la mesa quedaron el desayuno, el almuerzo y la merienda en un silencio que precede a una cena de soledad y ausencia, con vinos de viejas cosechas que esperan un brindis que nunca llega. El día se hizo largo, pero la noche se presenta eterna. Otra vez.

RM


En mitades.


.


Soy mitad yo, mitad Batman, argentino hasta la médula, a veces fui entero de ella, otras ni con mil caretas, solitario de lecturas y letras, habito ciudades que no quiero y no sé porqué no estoy en la que debo, psicótico de humo, amor y versos.. En esta nube de soledad vivo y aun espero a Batichica, esa de ojos verde tierra que un día me dijo sos mi héroe rescatado, un caballero oscuro victoriano, mi destino inacabado, un ausente que me rodea por todos y ningún lado.


RM


96.


.

Si necesitas razones puedo dartelas porque soy otro cuando estoy contigo, uno que no sabe evadir miradas, que se muerde el labio cuando te ve sonreír, se le acelera el corazón al escuchar tu nombre, ese que desea enamorarte con cada parte de su ser.


RM



Sin ausencias.


.


Necesito se termine ésta contienda,
que tu bondad olvide en un
tramo las ofensas,


que haya ofrendas de ambas partes,
un extravío, un perdón o
una frase de amor.

Que arríes la bandera, que te bajes
la falda, te quites las bragas,
el liguero y las medias,

porque yo ya estoy completamente
desnudo por fuera y por
dentro, sabes

mi alma siempre te prefirió a vos y
allí te quedó entre gatos
y lunas llenas.

Que luego de amarnos y como los
dos vinimos a este mundo
bebamos un té,

entre miradas que se adeudan y sin
palabras repetidas, que
inventemos una

que solo en pocas letras exprese un
te quiero para toda la vida,
ésta y las que vengan,

así la historia se llena de presencia
con un toque de tiempo que
retroceda las ausencias.


Ruben Mangiagli
©2015


La carencia de mis manos.


.

No puedo entender esta carencia de
mi tacto,
la memoria de otros cuerpos,
los contactos que
acumularon mis manos,

que no formaron recuerdos, tampoco
necesidades
en mi corazón durante estos
años,

si mis dedos solo aprendieron cada
letra de
tu abecedario, y siempre en
todos lados
escriben

tu nombre solapado a un poema sin
dueña,
huerfano de la lectura
de tus labios.

De qué me sirven entonces los abrazos
si al final,
despues extraño tanto los
tuyos,

que ni siento el aire, el sol, o el roce
de una caricia
de otra mujer que me quiere
si en mi

mi piel solo ha quedado un camino
yermo de tus besos
que se perdieron en el
tiempo,

entre sueños y otros tantos desganos.

Ruben Mangiagli
©2015



95.


.

Jamás he dejado de sentirme sólo, excepto con ella..

RM


94.


.

Lejanía son las rimas de una poesía que se escriben en un papel que querrían ser caricias en la piel.

RM

En vos.


.

Perderme en París, Londres, Valencia o Buenos Aires, en tu barrio, tu calle, o frente a tu puerta iluminada por una estrella fugaz , para disimular mi único deseo, perderme en vos para que me vuelvas a encontrar.


RM

Nostalgia mortal.


.

Tengo este miedo de estar perdido, equivocado, de estar enajenando mi alma, de morir ahogado, atragantado por un te quiero, una nostalgia o una noche como esta, que es igual a todas pero en mi se hace eterna y no sé porqué pero me consume y aprieta.

RM

Incertidumbre.


.


Tengo esta incertidumbre que me traspasa
como una aurora de arena y sal,


es una noche muda, horizontal, donde cada
estrella grita sin parar,

una flor que se quedó sin pétalos por tantas
preguntas sin respuestas deshojar,

un agobio,
una espera,
un milagro que no llegará,

ese paso que no doy por miedo a perder lo
que tantas veces perdí ya,

tus no certezas que se acumularon 
cómo los
platos de una cena sin lavar,

restos de un naufragio y la tierra que quedó
después se evaporó el mar,

tus ojos,
tu mirada,
tu ausencia de nunca acabar.

Y vos, yo y nosotros, pronombres
que no entiendo en ninguna lengua y tardíos

arrepentimientos,
perdón que no supe expresar

como la composición de estas
rimas, asonancia

de estrofas que no encuentran
en ningún rincón del mundo la
forma de decir sin que te des cuenta que solo ya

no se escribir por tantas veces usar esa palabra
maldita que me parte a la mitad,

extrañar,

y te extraño tanto,
de mi derecho, en mi mitad, al revés o cómo el
lado oscuro de la

Luna siempre echa de
de menos su reflejo entre la Tierra y el más allá.


Ruben Mangiagli
©2015

93.


.

Me he abrazado a la locura de creer, en vos, en mí, en lo que fue un nosotros.


RM


92.


.

Te espero en una página en blanco.

RM



Cerco.


.

Me rodee de silencios, café y tabaco, de letras que no salen de ninguna palabra, de sentimientos austeros, y entre el blanco y negro una imagen de tu recuerdo quedó fotografiada en las cenizas que se mezclaban entre colillas en un viejo cenicero.

RM



Ese beso.


.

Sentir que todo está bien, que las estaciones caen en las hojas exactas del calendario y las agujas del tiempo que desgastan las esferas de los relojes por un rato se detienen sin importar el porqué, mientras el corazón late como si fuera su primera vez y que por ese beso sientes que vives pero moririas por repetir ese instante aunque estés derecho y te quedes de revés.

RM

91.


.

Escribo, porque es mi manera de esperarte.

RM



90.


.

¿Sabes qué pienso? Que ni los errores que cometemos, ni las heridas que recibimos son algo que luego tapándolo, podamos hacerlo desaparecer...Yo, aún sigo pronunciando tu nombre, aunque me cause dolor, y lo seguiré pronunciando hasta que me respondas.

RM


Mensajes.


.

Leer tu historia en mensajes, y que tus manos tiemblen de ausencias, que las letras te empapen como una lluvia de verano y sentir que te han querido, a pesar de todo lo malo, de lo tanto que fue bueno, y palpar que sigues amando más allá de la distancia sin importar el tiempo.


RM


Ausencia.


.


Esta parálisis de mis manos y la inquietud de mi mente, vorágine de vos que me recorre y no encuentro palabras, ésta imperiosa necesidad de saberte y no atreverme porqué me duele, por temor que los círculos no cierren espacios y te escapes para siempre y yo me quede sólo con todo el tiempo del mundo pero sin ni un minuto para volver a verte.

Ruben Mangiagli


89.


.

Si crees que todo el mundo está bien de la azotea es que no conoces a la gente que te rodea. La clave, y esto es muy relevante, es encontrar a algunos cuya locura encaje con la nuestra, esos serán los mejores amigos, otros aunque parezca raro un buen enemigo donde reflejarnos, y solo una, y ahi está el misterio y lo jodido, será ese amor que durará toda tu vida, que no se olvida y que siempre estará por sobre todos los amores que hemos sentimos.


RM



Puede que el tiempo.


.

Puede que la sonrisa se parezca al tiempo, a veces efímera, otras amargas, algunas quedan grabadas como una fotografía y de vez en cuando se quedan en un instante eterno que no olvidamos jamas.

RM

Flores.


.




En esta distancia casi perpetua,
que apila esperas,
hoy llegaron a tu manos
unas flores,
un ramo de violetas,
que provocaron tu sonrisa
y de tus labios asomó
mi nombre,
y por un instante estuve cerca
mimetizado en aromas,
recuerdos y colores.
Un regalo del tiempo a mis días,
y una barrera completa
de aire, océano y tierra
no pudo con ellas,
como nunca podrá con este
amor,
que a pesar de inviernos
y de otoños,
perdura en la inversa
de las viceversas
y te prometo que llegará pronto
esa primavera y el verano
que en un mismo
calendario
harán que nuestras
miradas, por fin
se sientan.

Ruben Mangiagli
©2015

Entre latidos.


.


Corazón mio, que a pesar
de que sístoles y diástoles marcan
tu ritmo,
no olvidas entre latidos
ese amor que fue
perdido,

que a veces quedas invadido
de coros de silencios que se oyen
en el empeño
que sigamos vivos
.
Entre lineas que voy sintiendo,
día a día como si fueras peregrino
de sueños,
esos se quedaron en la
mitad
de los ciertos y los sin
destino.

Aun poniendo a tinta abierta
este amor siento que los limites que
he concebido
pasan por mucho mi
razón y que pesar de todo
seguimos
sin saber si superaremos fugazmente
el sentir esta muerte por amor
que se hace letras
sin sentidos,

y sepamos que no podemos
escapar a este amar para siempre que
las manos escriben
casi
por costumbre

esperando que al menos una
vez una mirada de ella nos traspase
de lado a lado y que
los movimientos
entre tus latidos
vuelvan a ser como siglos

entre cada beso
que no fue historia y se quedó entre
el deseo y el
olvido.

Ruben Mangiagli
©2015


Quietud.


.


Dejé las manos quietas
antes de escribir, como si las
palabras

podrían escapar de mis
dedos, al menos por una vez,
solo una,

sin tener que pensar y
poder descansar este abecedario
sin fin

que forma frases que
que no tienen final, como si
alguna se

olvidó de recordar que
ya no las leerás porque nada
vuelve a su

lugar, aunque esperen
en una hoja de papel en blanco
con una

mancha de café frío
de una taza vacía completa de
soledad.

Ruben Mangiagli
©2015


Estrellas.


.



Necesito una lluvia de estrellas, para pedir mil veces el mismo deseo, el de ver tus ojos de cerca y encontrar en ellos una mirada que refleje que todavía me esperas.

RM


Antes del final.


.


Mañana llena de espacios,
incongruencias y simulacros,
la falsificación de un te quiero
dicho con desgano,
miradas que no ven nada,
un diario que no habla de nosotros
en la tapa,
pero sirve para salvar distancias y
este café que no sabe
a nada,
sin besos, carente de manos
que buscaban los cuerpos,
somos como presos en un
proyecto que ya no tiene dueños,
ni ideas, donde los sueños
se convirtieron en otros sueños
que no confesamos
por miedo,
hijos,
familia,
trabajos,
media hipoteca
que se debe a un banco
y ahí nos quedamos, por
costumbre,
por cumplir lo que nunca pactamos,
soledad de dos en cada uno,
un hasta luego que
esperamos sin
querer queriendo se convierta en
un hasta siempre
y que no haya engaños,
por respecto, aun con daños que no
perdonamos,
y dejar esta cobardía que decimos a
otros que a pesar
de todo nos amamos
para escapar de este ritual de
pesadilla del cual nunca despertamos.

Ruben Mangiagli
©2015


88.


.

He viajado a las 7 lunas de tu cuerpo y jamas pude encontrar el camino de regreso a casa.

RM

La fractura del tiempo.


.


Forma figuras el espacio del
pensamiento,
cubos que encierran
lo que aun queremos,

ángulos muertos donde los
viejos amores
encuentran la paz
por lo que no fueron

en un lugar contaminado de
recuerdos,
donde adquieren una
inusitada necesidad

de ocupar una parte
de nuestro cuerpo,

en los ojos que
se hacen miradas extraviadas,
en las manos sin tacto de
tanto escribir
versos ya obsoletos,

y el tiempo

queda fracturado, completo
de vacíos que llenamos
con otros huecos,

mientras pensamos en una
persona
y en unos ojos que
ya no encontramos

y los colores de verde tierra
se vuelven acromáticos
en grises
matizados
de una inútil espera

que se fugó una noche de
verano invierno
sin que nos
diéramos cuenta.


Ruben Mangiagli
©2105