Archive for junio 2014

60 - 29


.


Y debería decirte que aun recuerdo la casualidad de haberte conocido, que no te he olvidado y que no me perdonaría intentarlo, aunque pudiera no creo me saliera.
Que me encantaba mirarte, hacerte mía, y que aun lo hago aunque ya no te vea.
Que tu cuerpo es la imagen que justificó el arte y adoro tu andar, cuando vienes o te vas.
Que no fuiste el amor de mi vida, pero si el amor de mis días, que sumaste momentos a los míos, y eso pocas lo hicieron pero sin dudas eras el mejor de todos, la hora elegida que esperaba otra hora.
Que te quise y te quiero, aunque no seamos lo que queríamos ser, aunque fuimos lo que teníamos que ser.


Ruben Mangiagli

© 2014


Letras invisibles.


.

Busco un lugar donde ser invisible,
donde escribir sin
necesidad,

a veces lo encuentro y me quiero,
me perdono, te
perdono.

Lleno mis espacios de palabras, sin
puntos, sin comas
y creo.

Busco un lugar donde seas como
yo, invisible para poder
verte,

sin pasado, como antes, sin ahora,
donde el tiempo eramos
los dos.,

recordar cuando te quiero era solo
eso, te quiero, sin distancias,
ni apremios,

fuimos destino, geografía, historia
de nosotros mismos,

y te espero donde no veamos como
nos deshicimos, en el
exacto instante

cuando la literatura eramos vos y yo
que nos leíamos y aprendíamos,
un puñado de letras

nuevas,
verbos imprevistos,

una mujer, un hombre, rodeamos de
todos y tan solos en nuestro
oscuro vacío.

Ruben Mangiagli
© 2014



La memoria de mis manos.


.

Puedo dibujarte sin mirar,
tengo tu recuerdo
en mis manos,

tu aliento memorizado, el
contorno del cuerpo
abrazado,

el sentido de tus latidos
palpitando, el sabor
de tus labios,

las miradas se cruzaron al
buscarnos, todo lo
anunciado,

te aprendí en una noche y
jamas pude
olvidarlo.



Ruben Mangiagli
© 2014



Beso frío.


.

Ayer la muerte besó mis labios,
fría, certera, todos
los miedos
desfilaron frente a mi,

no fueron concretos,
definidos,

miradas que se perdieron,
momentos que no fueron,

no pasó mi vida frente a mi,
solo sentí
toda la nostalgia de lo que
no fui,

y saber que desde ese instante
ya no había nada más,

ni eternidad, ni soledad,

solo me quedaba yo frente a
mi temida inmensidad,

una obra inconclusa que nadie
podría terminar.


Ruben Mangiagli
© 2014



Hospicio.


.

Me atraparon una noche de junio
bailando como un caballero
antiguo
mirando la luna,

girando y girando,
más y más,

gritando y gritando
! Donde estás !

Y la reina blanca del quizás
me contestó
todo sin hablar,

la locura no te calmará
dijo,
puedes escribir,
dibujar,
morir,
matar,
pero no la encontraras jamas,
así
que no dejes
tu locura escapar.

La lluvia mojaron mis pies y la
luna dejó de brillar,

todas las ventanas de golpe
se cerraron,

y en la pared ya no entraron más
palabras,

no voy a escribir en el piso, no y
! No !

no quiero alguien tu nombre
pueda borrarlo al pisar

y me olvide de recordar al leerlo
que no estoy tan loco,
que exististe
de verdad y

cuando las venas secas de mi
sangre digan basta

solo tenga para buscarte
rincones
sombríos escondidos
en mi soledad.



Ruben Mangiagli
© 2014




Expresión


.

Busco en mis letras,
y no sé como lo puedo explicar,
es algo visceral,
que no tiene tiempo y habita en
cualquier lugar,

en un café y un cigarro,
en mi despertar,
la música,
mezclado con la soledad,

un estado de animo,
una sensación que es aun más.

Escribo sobre mi
necesidad de vos,

y ni siquiera lo puedo expresar.



Ruben Mangiagli
© 2014



59.


.

Ella tiene el celeste en sus ojos y el blanco en la piel, es como una bandera que se escapa por sus parpados, la añoranza de una tierra, la promesa de un hogar, un instante cerca, todos los recuerdos, un posible imposible, la marea de un mar que me salva pero me ahoga entre letras.


RM

© 2014




Arcos.


.

Busco desesperado tus labios, tu
boca, los dedos de las
manos,

quiero recorrer
tu espalda a besos
salteados, analfabetos, mudos,

que sientas el deseo de días y
años, expectantes
esperando.

Tocarte
con toda mi piel,
caer, quedarme entre tus pechos,

iniciar lo interminable, que acabe
en varios instantes
tuyos

míos, juntos,
nuestros, indefinidos de
alma y cuerpo seamos dos en uno.

Comenzar de nuevo, ser como un
mástil cuando
ondea

en arcos
tus cabellos dorados y
robarle a las muertes sus orgasmos,

mientras sonreímos alocadamente
entre suspiros y un
te amo,

y que el tiempo
que perdimos aparezca
por la mañana por tan solo mirarnos.




Ruben Mangiagli
© 2014



Perdiéndote.


.

A veces ya no veo los almendros,
se quedaron en un otoño
que no define el tiempo,

es como si ya no los recuerdo y
ahora sean solo parte de
un viento añejo,

tampoco mi memoria es buena,
tus ojos por ejemplo,
su color cambia

en mi visión, es como si todas
las miradas nunca
existieron,

las estrellas son siempre iguales
brillan para otros y
me pierdo.

Ni las letras de tu nombre que se
escapaban del orden
abecedario

aparecen ahora en los libros que
no leo para no tener que
pronunciarlo,

te voy perdiendo en todo a cada
rato y no puedo
evitarlo,

pero a veces y solo a veces estás
aun en mí como un reflejo
errático.

Ruben Mangiagli.
© 2014




Vanidad.


.

He hecho de la vanidad mi mejor
pecado,
me despierto y me adueño de
cada
palmo de mi mundo,
el mismo he creado,
con el café me bebo mis sueños y
espero.

En mi cuerpo caben las almas de
mil muertos que se hacen
letras en el fuego de mi
invierno

y soy el poema que nadie quiere
pero desesperan por
leerlo,

hago todo perfecto, ese es mi
juego,

pero me desintegro cuando miro
mi soledad frente al
espejo,

y solo soy bueno cuando amo y
las respuestas hacen
más preguntas

que oprimen mis sentimientos,
en ese momento,

por querer tanto, mato o muero,

pero sigo vivo,

ese es mi tormento,
tocar los extremos,

sin medir los daños lastiman y
sentir tu mirada

en los momentos te alejas y te
voy perdiendo.



Ruben Mangiagli

© 2014



No puedo.


.

No puedo tomar atajos,
evitar los caminos,
que mis ventanas se cierren
a calicanto,

no puedo levantar muros
de cartón piedra,
para que el sol los pudra y
quiebre,

no puedo quedarme
en silencio si mis
gritos quieren ser reclamos
de justicia,

y aunque tenga los
brazos caídos, mi sombra
que
se llena de dudas, verdades
y mentiras,

el alma convicta de sueños
y mis manos
hayan
olvidado el perfume de las
letras blandas

no puedo cerrar todo y
quedarme en esta realidad
mala
que destruye todo sin
calmas,

no vaya a ser que por tener
oscuro un día pase la
muerte y
me sorprenda sin haber
cambiado nada.



Ruben Mangiagli

© 2014


Equilibrio de nostalgias.


.

En una linea de equilibrio 
vivo,
que se separa en puntos y
comas,
sin respuestas innecesarias
respiro,

soy cada letra de un poema
inconcluso,
que no termino por miedo,

el temor de mi propio exilio
me persigue y me resisto
a mi,
a todos, a ella, a nosotros,

ese abismo que me
mantiene tan cerca y aleja

de un amor no conjugado,
sin tiempos
de verbos,

soy, eres, fuimos, seremos,

la noche
es larga y no encuentro el
valor
para hacer la pregunta
acertada

y en cada trago de licor te
ahogo
en mis ojos que te
extrañan.



Ruben Mangiagli
© 2014




yo.


.

Nací a la edad de siete años, justo cuando terminé de leer mi primer libro, “ La isla del Tesoro” con ilustraciones que me ayudaron a imaginar lo que nunca había visto, tal como lo sigo haciendo hoy. Aun recuerdo mis manos deslizándome por sus hojas y ese afán de llegar al final rápido pero sin terminarlo, es decir demorar la tres últimas páginas para no sentir que algo se puede acabar. En ese momento aprendí que para alejarme de la melancolía que sí había nacido con mis ojos lo mejor era correr a perderme en un libro y rodearme de personajes. Luego mi vida se fue adaptando hasta ser contemporáneo de todos.

Resulta difícil decir algo de mi, salvo que aun estoy en la mitad de ese niño que leyó un montón libros y el hombre que quiere escribir varios.

No hace mucho regalé libros leídos y mil veces releídos, me deshice de ropa vieja y archivé amigos oportunistas, decidí que ya era tiempo de aligerar mi equipaje, de que no sirve guardar viejos amores, ni fotografías de personas probablemente nunca más vea. La vida es como un aeropuerto, tiene mil destinos, pero si quieres llevarte todo y no te das cuenta terminas pagando exceso de equipaje y volar te ha costado mucho más caro y llegas con los bolsillos vacíos

Intento vivir mis días en la realidad pero no olvido mis utopías, sumo instantes y personas a mi vida y sigo confiando en ellas, algunas son tan gratas sorpresas que compensan lo absurdo del mundo en una sola charla, son como un mandala tibetano de arenas concretas pero a veces el tiempo termina por llevárselas, eso de las decisiones del destino y el libre albedrío de cada uno.

Me defino como un cáos elegante de libros desparramados en una habitación esperando alguien llegue a ordenarlos, un poco propenso a la melancolía, similar a la de los músicos callejeros que tocan para ellos mismos sin audiencia, defiendo los abrazos como única herramienta de un cambio social tanto como Bedenetti la alegría como una trinchera. Escuchador casi profesional, amante del buen gusto, un bohemio de mis propias noches de escritura, café y tabaco, con algo de locura acumulada, y
un caballero que después no lo es tanto.

En resumen un mentiroso de mi mismo y un honesto con los demás, tanto que esto he contado queda a vuestro criterio si me conocen decidir si es verdad lo que han leído o tan solo es otro cuento.



Ruben Mangiagli.
© 2014




58.


.

Si miro bien todas las fotos, puedo encontrar el momento exacto en el que me dejaste de querer.


RM





Borroso


.

Eventualmente todo será un recuerdo borroso. algo que pasó hace mucho tiempo en una época más simple. no estaremos seguros de los hechos. no sabremos qué cosas pasaron realmente y cuáles son inventadas. una memoria como un impulso que nos llega al oír un nombre, un suspiro, y nada más, ni siquiera estaremos seguros si estuvimos juntos, si existimos de verdad.


Ruben Mangiagli
© 2014

Ser justo


.

Quiero ser justo y fugarme,
en ti sin mi,
luchar por
un bien propio,
a la tarde
suicidarme con efectividad,
ser
padre de un hijo ajeno,
no tener
más verguenza,
escribir mi último verso,
mirarme
un rato, feliz.
Quiero ser alguien y
quedarme
sin
tiempo solo un momento.



Ruben Mangiagli.

® 2014


57


.


Carencia.


.

No supe esperar,
solo quise,
sin saber como cuidarme
he cuidado

y me llené
de cicatrices que
dejan los olvidos, y
con lo poco que aun
me queda

sigo verso tras verso,
beso sobre beso,

en este siempre que
nunca he querido en
este jamas que siempre
he tenido.



Ruben Mangiagli
© 2014



56.


.

Su imaginación se desparramaba entre el lienzo y los dedos en la absoluta ignorancia del deseo.

RM

© 2014



55.


.

El equilibrio del amor solo se sostiene en la firmeza del muro de los sentimiento.

RM

© 2014


Cuando te dejan.


.

Es una mierda que alguien te deje, y resulta que siempre es así, por más lo hayas dejado de mutuo acuerdo, el hecho es que alguien decidió o estuvo de acuerdo en no seguir y te deja, da lo mismo si fue una relación de una semana o tu esposa/o de 25 años, dolerá más, dolerá menos tiempo, pero es una mierda porque cada persona que te deja hace que te dejen de nuevo las anteriores, se repite el dolor, o sea hace que te vayan dejando , una, dos, tres, cuatro personas todas a la vez y la próxima vez que te dejen ya sabrás que detrás vienen las demás para repetir el ejercicio.
Por eso jode si se te rompe una taza de café y sentís que se te arruino todo el día, que no podes volver a escuchar otra vez un viejo disco, que llueve más que de costumbre.
Nunca te vuelve a dejar una persona, te dejan todas.



Ruben Mangiagli

© 2014


Dolor invisible.


.

Siento mi alma apretada con alambres
de espinos,
es un dolor intangible. No se ve.

Púas que nacen en mis dedos como
si la metamorfosis de
las profecías de la noche
estuvieran ya aquí.

Herida invisible,
sin sangre, ni huesos rotos

que lastima y no para.

Nostalgias de mi mismo que me ya
no sé como llamo,

soy todos, algunos, ninguno,

luz y sombra de un reflejo tardío en el
espejo.

Tengo un dolor dentro que no habita en
ninguna parte de mi cuerpo,

pero

me recorre entre las venas del recuerdo.



Ruben Mangiagli.

© 2014


El hilo de las palabras.


.

El uso de algunas palabras debería estar prohibido o existir un permiso especial para usarlas, algo así como un documento vinculante, si la usas asumes el contrato.
Me refiero a SIEMPRE, NUNCA, JAMAS, porque decir siempre quiere decir siempre y si decimos nunca es para nunca más, entonces si alguien tiene los huevos o los ovarios para usarlas deberá hacerse cargo al pronunciarlas, porque existen otras palabras o frases por ejemplo POR UN TIEMPO, POR UN RATO, EN ESTE MOMENTO, POR AHORA que se pueden usar sin asumir compromisos.
Cada una de las tres palabras citadas es un promesa, cada promesa sin cumplir es una mentira, las mentiras forman ovillos y cada ovillo son mentiras de promesas sin cumplir por palabras mal pronunciadas y no podemos vivir con la carga de tantos ovillos que están hecho de los hilos de las palabras, y el hilo no es eterno se acaba.
Por eso cada palabra dice sin vueltas lo que dice, sin nudos, sin atajos, solo dice lo que quiere decir y punto.



Ruben Mangiagli

© 2014


54.


.

Solo el mar estaba mas desnudo que ella, por más algas y peces que tuviera, ni los caracoles ni las estrellas podian ocultar su belleza que se escondia en sus ojos de color mitad océano, mitad niebla.


RM

© 2014


De gatos, lunas y huesos.


.

Si subo a tu tejado con la luna llena,
y como gato hechizado
me quedo a esperarte
que abras la ventana,
puede que mi mires
y veas te amo,

si bajo la montaña más alta a paso
firme y después
corriendo, por ahí aun
cansado me abraces
y notes que por ti
casi muero,

si cuento todas las estrellas, y sumo
los cometas, si llego al sol
ida y vuelta quizá
la distancia te parezca poca
si me besas.

tal vez si soy un super héroe de esos
que usan antifaz y espada
uno todas las mujeres
aman una noche
quieras ser mi doncella
rescatada,

Si tan solo me animara a decirte lo
que siento, no necesitaría
hacer cosas impensadas,
con un simple te quiero
salvaría mis
huesos.



Ruben Mangiagli
© 2014



Y si resulta.


.

¿ Y si resulta que vos y yo tenemos algo
pendiente?

Que no sabe de distancias, de pasado e
ignora el presente,

si pasa que todo pasa menos nosotros,

¿ de quien será la culpa ?

Jugamos al juego de seducirnos,
sin saber que nos perdemos,

dejamos besos en el vacío, sin sabores
e indefinidos,

los deseos son palabras que escribimos
sin sentirnos.

¿ Y si resulta que no lo resolvemos y
aceptamos?

Puede que sea necesario, pero la noche
será en ambos

un álbum de imaginarios fotogramas y
sueños,

te tengo, no te tengo,
me tienes y no,

el tiempo se nos va sin saber querernos.


Ruben Mangiagli
© 2014

Lo residual del amor.


.



Tenemos memoria, eso es lo bueno de la inteligencia, la capacidad de sumar recuerdos al presente, de eso se compone la historia, la del conjunto de todos como especie y la personal de cada uno.
Dicen que con el tiempo tendemos a ser selectivos, que los recuerdos buenos prevalecen sobre los malos y eso es lo que nos permite seguir adelante, avanzar hacia lo que desconocemos del resto de nuestras vidas.
Pero la memoria tiene un error fatal, adiciona finales, y nunca los termina de olvidar, llevamos en nosotros ese cúmulo de situaciones en nosotros sin puntos finales.
Es como una manía que tenemos de coleccionarlos, por eso los amores que vivimos siempre quedan en nosotros y muchas veces nos asaltan en el medio de un noche, con un café y un cigarro, otras a traición en medio de
cualquier momento y ahí se justifica a la melancolía.
Vamos archivando, siempre recordamos los nombres, los rostros y los cuerpos de las personas alguna vez amamos y sentimos nostalgias.
Pensamos que el ultimo amor es el mejor, lo hacemos para protegernos y cuidar el presente, pero no ponemos el punto final a los otros, tememos perder los momentos vividos si fuimos felices y de no saber evitar la reiteración de los malos si los hubo.
Somos un archivo de amores vividos, hayan sido benévolos o tóxicos, los conservamos sin terminarlos nunca.
Queremos olvidar que nacimos solos y no podemos.



Ruben Mangiagli.
© 2014



53


.

Aún eres la dueña de mis letras, aunque no lo sepas, por más no las leas, me rodeas de la A a la Z, desde Alfa a Omega, en todas las lenguas, porque te quiero aunque ya no me quieras.


RM

© 2014


Si te veo.


.

Si te miro es porque me gustas,
te pareces a tantas cosas
de mi mundo que se me corta 
el aliento y no muero,

eres la extraña simetría de todo,
las adyacencias de mi
tiempo,

la flor que vive en mi invierno,

la chimenea que susurra fuego,

mi café, ese de los desvelos,

la mirada que prefiero,

debes saber que la belleza solo
la entiendo desde tu
cuerpo,

y que tu ser se hizo alma en el
mio, me habitas si te veo
y sino te imagino en cada trazo
de mis sueños.


Ruben Mangiagli
© 2014



Breve ensayo sobre el silencio.


.

Existen niveles de educación, de formación, de aplicaciones de las costumbres en si.
El problema es cuando las personas confunden los limites, me explico, el silencio es una forma inteligente de actuar, prudente, pero en el otro extremo es ofensivo ,una falta de educación fragante y eso sucede a diario, la no respuesta de un mensaje, de una llamada telefónica, la falta de cortesía de contestar un saludo son simples ejemplos.
El silencio no está ligado a la inteligencia ni a los temores, es una elección personal de como actuar, mal ejercido es una falta de respeto a otra persona, ya sea en las relaciones familiares, de amistad o de pareja.
Es probablemente unos de los insultos mas impunes a alguien, porque ese silencio se adueña de la inquietud del otro, produce infinidad de hipótesis que conducen a preguntas sin respuesta, en definitiva el silencio mal aplicado roba tiempo le desmejora el presente y la realidad a la parte afectada reduciéndola a la simpleza de creer no merecer un minuto de otra persona para recibir una respuesta.
En todas las ofensas a lo largo de mi vida he aprendido a remontar los insultos, a mi madre, a mi hermana, a mi mismo, esos son impulsos inmediatos para provocar daños superficiales, fruto de situaciones puntuales que luego se superan y todo continua igual, la única que no asumo es el silencio injustificado y soez, no lo tolero, no lo acepto, simplemente no lo perdono.




Ruben Mangiagli

© 2014



La inutilidad del tiempo.


.

Es inútil mirar el reloj,
esperarte,
esperar,
esperarme,

no puede llegar lo que
aun no empezó,

es un descomienzo de
nada y de todo,

las horas sin nombre y
sin ninguna voz.

Es inútil mirar el reloj,
desesperarte,
desesperar,
desesperarme,

si nunca vamos escribir
la historia,

ni habrá geografías que
sean ineditas,

al final nos conocimos
tanto tanto que

no podemos olvidarnos
ni recordarnos.

Hagamos un final digno
sin engaños,

y que no sea el silencio
que diga

un adiós que no termine
nunca y que

se repita cada vez sienta
me falta algo.



Ruben Mangiagli

© 2014


La ausencia de tu ojos.


.

Nada es igual en mi mundo sin la
presencia constante de tus ojos,

ni los nardos del campo, ni los grillos,
tampoco las calles duras de asfaltos
donde se guardan los olvidos,

es la constancia de tu mirada que me
sostiene,
por eso me cuesta tu cobarde valentía
de esconderte

y dejarme ciego en el paisaje del.
desamor que tanto duele.


Ruben Mangiagli
© 2014


Insomnia.


.

Me dormí en el insomnio de tus ojos,
como si el arco de tus cejas
pudieran aguantar todo mi destino,

y no soñé nada,
puede que sea porque te tengo,
quizá es porque no te tengo,

confusión de haber cerrado cada uno
de mis parpados despierto,
esperando que el amanecer sea

más benévolo,

puede que al final cada mañana seas
solo otro día tú
en mi y sin ti.



Ruben Mangiagli
© 2014



El olvido de la poesía.


.

Por un rato voy a sacarle
la careta 
a mis versos,
personalizar mis letras,
porque lo necesito
para sentir que estoy vivo,

y que el poeta desaparezca
entre las estrofas
que quieren historia,
que tienen memoria,

reconocerte,
reconocerme,

admitir lo que sabemos
desde hace tiempo,

olvidar los recorridos de
otros cuerpo,

y desvanecerme en tu
imagen y recrearme.

Que la maldición de la
poesía se pierda entre las
palabras que no riman,

y solo sean susurros en
una noche
donde
mirarte consuma el
abecedario,

los libros, las bibliotecas

y todos los escritos
comiencen con
un te quiero

y los finales jamas sean
olvidos. 



Ruben Mangiagli
© 2014




Desde el alma.


.

Tengo las letras cansadas
la inspiración gastada,
las manos descoloridas y
las ideas que se
escapan,

busco tantos versos para
decirte lo que siento

y lo único que se cruza en
mis dedos es un
puñado de palabras,

sin rimas y llenas de
distancias,

un simple poema que
dice,

te quiero, te


quiero con toda mi alma.


Ruben Mangiagli

© 2014


Ese beso.


.

Puede ser en cualquier lado,
parados, caminando,
en un bar solitario,
con testigos desconocidos a
los cuales nada le
importamos,

en invierno, en verano, en
está primavera si nos
apuramos,

apasionados, tímidos,
explorandonos

tomados de las manos
abrazándonos,

un encuentro de labios y
que los idiomas de
la lengua nos expliquen
los significados,

tener la licencia de tocarnos
y excitarnos,

puede ser de cualquier forma
rodeados de esperas

o sin darnos cuenta y sin
planearlo, terminar
en un auto cine y por fin que
el beso
sea exactamente como jamas
soñamos.

Ruben Mangiagli
© 2014