Archive for 2012

Oscuro.


.

Me pierdo en todo lo que he sido
y lo que no soy,

difuso de ideas en la plenitud de
mi oscuridad
busco tu luz para reflejarme y
sentir, solo sentir,

no me rodean fantasmas ni los
miedos que
consumieron mi pasado, como
si haber sido
carne de lobo hubiera bastado
como penitencia

de cada uno de mis pecados, y
en lo tangible
de tu cuerpo renazco a todo lo
que es inedito,
descubriendo nuevos deseos
impensados.

No es mala la oscuridad si los
temores los
comparto a tu lado y crecemos
en este amor
tan extraño que nos envuelve a
cada paso que

damos, sin demonios que ya
son memoria,
donde la perversión de nuestras
manos marcan
los cuerpos hambrientos y los
abismos sedientos

de sexo, y somos norte en el
sur y fuego de
hielo, sin cielos ni infiernos
carne de nuestra
carne y cautivos de nuestros
sueños negros.


Ruben Mangiagli.




Como un rey.


.

Había una vez un sapo que llegó a rey,
sin saber el por qué,
solo sentía que toda saldría bien,
que estaba sobre los demás y
que una palabra suya era
hacer su voluntad.

Los amaneceres solo brillaban si a su
reina majestad se le antojaba,
y se perdió tanto que llego a
pensar que todas las demás
eran como bufones que lo
querían amar.

Y la historia cambio..

Porque llegó el día en que el rey fue
sapo otra vez
y nada estaba bien, se sintió
vulgar, nada especial
al que nadie ya quería leer
ni escuchar.

Las noches fueron tan largas que el
sol no amanecía jamas
pero en el medio de la soledad
se volvió a encontrar
para sentir que no había
perdido su lugar.

Así fue amarte...

Una historia nada real, donde mentir
era decir la verdad
ser o no ser, sapo o rey
y quitándome la opción de creer
que se puede volver a ser hombre
dejándote de querer,

aprendiendo que la fabula de la vida
se escribe con la memoria
de la realidad y que solo
fuiste como un mal libro
que de tanto leerlo es
más fácil olvidar.


Ruben Mangiagli





Díafano


.

Descansa el tiempo y todos los tiempos
en el campo,

donde el sol gobierna el cielo y parece
que las nubes avergonzadas, temerosas
no se atreven a ocultar.

Se mezcla el aire con mi respirar en la
comunión que
a veces se siente cuando se encuentra
la paz en un instante de quietud que se
puede archivar.

Diáfano día, cielo de cristal que se va
haciendo
oscuridad en un matiz donde la luna se
quiere adueñar de la belleza junto con
las estrellas que

perezosas aun no quieren brillar, y mi
extraño
mundo que por un instante deja de dar
vueltas para que mi mirada se pierda
entre girasoles

que imitan tu sensualidad, donde una
mariposa que
parece una sobreviviente de las partes
de un comienzo de amor, perpetua su
belleza y en

la absoluta perfección se conjuga en
mi memoria el,
deseo de tu vientre y el vértigo parece
adueñarse de la razón para sentir estas
en mi y estoy en vos.


Ruben Mangiagli.





Ideário.


.

Supongamos que no te hubiera encontrado,
que los hilos jamas se hubieran cruzado,

que las noches siguieran siendo noches
donde me da lo mismo mirar cualquier estrella,

que la luna nunca esté completa, que siga
perdida en lo menguante aunque todos
la vean llena, y que mi locura
jamas pueda bailar a su luz cuando brilla plena.

Imaginemos por un momento que las
manos jamas se hubieran tocado y
que el preludio de los dedos se perdiera
en caricias sin tactos entre infinidad de cuerpos.

Que la vida se escapa entre lo que se
sueña y no existe , y lo que existe no
permite soñar, algo así como que sonreír
sea la costumbre para disfrazar irónicas muecas.

Pero quien sabe porque, o por quien
aquí estamos, sin esperarlo porque
en mi caso desconocía que el amor
tuviera las forma de tus labios , de tus abrazos,

y que se puede sentir mas allá del
infinito conocido, donde las fronteras
se rompen en un intimidad que
no se cuenta, es muy privada, muy nuestra y

hoy sabiendo que era como
un ciego de sentimientos, que imaginaba
lo que era amar con la esperanza de un
día ver el amor de cerca y sin promesas que

se inventan, porque el amor ahora
sé que no jura, ni es eterno, y se
vive en un instante todo completo
como si la vida se pudiera perder en un beso.


Ruben Mangiagli

© 2012



Entes.


.

Que seamos como un ente,
que tiene el aspecto de los

dos y perdamos la razón,
un solo placer, una comunión.

Donde en abrazos los cuerpos
se fundan por el sudor y
las bocas formen un solo
sabor.

Algo así como una pirámide
donde la base es la firmeza
de nuestro amor y el
vértice la unión.

Vos muy mujer, yo hombre
con todo mi ser, que la
noche nos encuentre sin
saber que ya ser,

porque ambos sabemos que
en la cama lo que es de
uno para nosotros vale
para los dos.

Revueltos de sexo, tabaco
y alcohol, como si el mundo
se terminará en el instante
de la consumación

Amor privado, pasión que
satura y envuelve el aire
que respiramos y se
llena de calor.

Todo esta bien mi vida, si
sabemos que al levantarnos
como siempre, vos seras
una dama y yo un señor.


Ruben Mangiagli.

© 2012


El camino del silencio.


.

Hay caminos que parecen ciegos,
donde los verbos jamás se vuelven hechos,

que tienen gusto a vino viejo,
agrios, secos,

donde el barro con el tiempo se
fue haciendo desierto y los bosques verdes
espinos que si siquiera mueven
el viento.

Difíciles de recorrer, donde los
abismos dan miedo, y el final se hace como
un muro que de tan alto se
pierde en el cielo.

Algunos tan antiguos que ya no
se los encuentra en los mapas viejos, solo
van de memoria en memoria y
ya nadie los da por ciertos.

No estoy hablando de rutas ni
senderos, es la única metáfora que se me
ocurre para explicar como nos
perdimos en el silencio,

y las palabras son solo muecas
para admitir que nos conocemos, quizá
solo esperan que uno diga adiós
por respeto o por miedo.


Ruben Mangiagli.

© 2012


Cuando comenzó mi olvido.


.

No voy a negar que las uvas de
tu vino me confundieron,

es que me dijiste tantas veces
te quiero
que termine creyéndolo.

No es un reclamo, ni que vaya
a necesitar tiempos de
duelo,
es que a veces aunque no lo
creas aun siento,

pero a pesar de ello también
pienso, y lo que es
cierto
puede mucho más que los
sueños y los deseos.

No me arrepiento de haberte
querido, de morir
por tus besos, de haberme
perdido en el aroma
de tus cabellos,

ni de mirar una noche frente
a mi tus ojos de cielo
donde los míos vieron que lo
posible era solo
un cuento.

He perdido, quizá los dos lo
hicimos, pero la diferencia
es que yo podre querer a
otra como te quiero,
pero tú cariño,

jamás sentirás en tu boca los
besos que te debo y
aunque creas que te espero,
mi corazón partió conmigo
la noche que nos tocamos y

ni siquiera nos hemos sentido.


Ruben Mangiagli.

© 2012



Modelado.


.

Voy a modelar tu cuerpo
a fuerza de caricias y besos, 

para aprenderme cada defecto
y lo imperfecto sea perfecto. 
Tocar cada rincón como

si fuera un explorador de un
nuevo mundo que me carcome
lleno de misterios.

No dejaré curva ni ángulos
sin conocerlos, haré un mapa
enredándome en tus cabellos
mientras juego,

tus manos serán iguales
a las mías para que puedas
sentir como sienten mis dedos
la piel de tus caderas

y cuando llegue a tus piernas
ahí me quedo,
porque lo que Dios hizo divino
no admite sacrilegios.


Ruben Mangiagli


© 2012






Asimetría.


.

Dame todo y te daré algo, dame algo y seré todo.


Ruben Mangiagli.
© 2012


Navidad.


.

Suenan los villancicos de navidad,
es como si llegaran tiempos de paz,

anunciamiento renovado 
de esperanza que sin motivos se 
vuelve a provocar.

Ese es el verdadero milagro de la
navidad, sin importar si lo
que cuentan sagrados libros
sucedió de verdad.

Es un época para recordar a los
que ya no están y para abrazar
por abrazar, en ese
minuto exacto
donde los deseos de felicidad
llegan al cielo y más allá.

Y si es verdad que algunos no
tenemos cerca a los que
quisieramos tocar, aun así en
nuestras almas están.

Una sonrisa y un brindes donde
quieran que estén mis amigos,y a
vos que te quiero tanto espérame
un poco más,

sabemos que esta nochebuena nos
vamos a extrañar,
pero los milagros
existen y quizá la próxima, juntos,
podremos brindar bajo nuestra
estrella que nos va a guiar.


Ruben Mangiagli.


© 2012












Visionario.


.

Te miro, me ves,
tocamos,

cada uno, solo uno, los dos,
seguimos,
rítmicos entregados,
cada uno en su mundo
o en el del otro
universos sin paralelos ni
meridianos,


como si arriba fuera abajo
y los costados


limites donde llegan las
manos,
que no tienen dueños ni
pasados,
infinidad de dedos
mezclados,
felices
Me miras, te veo
tentados, agotados de un
frenesí
que prometemos mejorarlo.


Ruben Mangiagli.


© 2012









Conyugal.


.

Ella hace scons,
yo canto una canción,
ella escribe , yo no.
Así es la imperfección 
del amor
que se hace uno en
la mitad de dos.



Ruben Mangiagli.












Decirte.


.

Voy a decirte algo
todo lo que ha cambiado desde
que estas a mi lado,


nada muy sustancial,
tampoco algo que sea secreto o
muy privado.

No te voy a hablar de
sentimientos que me invaden ni
sueños lejanos,

ni contarte de los deseos
que recorren mi cuerpo al rozar
tus manos.

Hay tanto que ya
sabes en este tiempo que no voy
a reiterarlo.

Lo que quiero decirte
es que de nuevo sonrío como en
la época era niño,

y eso para mi es
tu mejor regalo, porque el dolor
se escapó en el

milagro de tus
labios cuando me besaron y me
atraparon.


Ruben Mangiagli

© 2012



Recuerdos.


.


Se escapan los recuerdos
uno a uno, como si lo que lo formaron

nunca existió,

es un extraño juego sin
dudas, donde por primera vez logro
ganar yo.

No es que no tengan
su importancia, pero en este presente
no tienen razón,

son como la sombra
de un árbol viejo cuando el sol ya se
ocultó.

Me quedo eso si con
algunos, los mejores que se esconden
al lado

de mi corazón, esos
que me recuerdan como he crecido en
una vida

donde jamas he perdonado
y a nadie pedí perdón, sin reclamos ni
en borrador,

los dejo ir sin nostalgias
y sin dolor, ahora mi espalda descansa
ya respiro mejor.


Ruben Mangiagli.

© 2012


Inapelable.


.

Es muy raro estirarse en la cama
y sentir que no estas,


 abrazar el aire en tu lugar, sentir
tu vació corporal.

Cuesta volver a empezar, es algo
que me supera de

tal manera que no puedo asimilar.

Mirar el sol por la ventana diáfana
sin que se detenga

en tu mirada, que me queme en un
verano de soledad.

Un solo café, sin tostadas para un
desayuno ritual,

frente a mi poner tu taza vacía, y
sentir aun estas.

Que los domingos empiecen y no
tengan final,

que los demás días sean tan igual
en un circulo

que se detiene en el nunca jamas.

Es lo que tiene la muerte, algo tan
inapelable que

te parte por la mitad, una sigue en
mi, la otra quien

sabe donde estará, quizá detrás de
ti esperando

que me anime para irte a buscar.


Ruben Mangiagli

© 2012



Hoy ( quiero)


.

Quiero olvidarme de las manos que me tocaron,
de las veces que me dijeron que me amaron,
que las sombras de mi pasado sean unicamente
los caminos que me acercaron a tu lado.

Quiero no recordar los cuerpos que he acariciado,
y las veces que me entregué amando,
que el presente forme memorias nuevas
para recordarlas sin apremios ni atajos.

Que formemos juntos un álbum de momentos e
incluyamos ademas de los buenos los malos,
para que sepamos que no fue fácil encontrarnos
habiéndonos buscado sin estar buscándonos..

Que seas mi todo, mi nada, mi trabajo, parte de
mi descanso, que estés arriba o debajo, mirar a
los costados y camines a mi lado con el paso
justo que nos permita recorrer los años.


Ruben Mangiagli.

© 2012



Con las manos trémulas.


.

Necesito saber sin preguntar,
que las certezas sean las

justas,
mas allá de mis dudas,
más cerca de mi locura.

Estoy tan cansado que me
duele
respirar, es que mis manos ya
no dan más, se quedaron
trémulas de abrazar el fuego
que solo fue hielo de cristal.

No me puedo volver a
equivocar ,
la vida se me fue
buscando mi Santo Grial,
pelee hasta por lo que no
había que pelear y mi cuerpo
se llenó de cicatrices que ya
nadie quiere mirar.

No me quedan caricias para
esperar, así que sin decírmelo
demuéstrame que vos sos
mi final

y que no tendré que volver a
andar,
no porque no pueda
caminar, sino para que mi
alma pueda descansar
y dormir entre tus piernas
sabiendo que mañana
en mi cama todavía estarás.


Ruben Mangiagli
 
 
 
 

Donde.


.

Mezclemos el aliento,
preludio de un beso,
de una palabra,
de un te quiero.

Juguemos con los cuerpos
y que se nos escape el tiempo.

Boca contra boca
como si fuera
un desafío
donde los dos perdemos.

Vencidos y victoriosos en
el arte de tenernos y poseernos.

Que las manos se
junten en la
infinidad de
los dedos,

y la caricias sean tantas
que se confundan en los verbos,

donde hacer sea
decir aun te
debo otro
sueño.

Y que las sabanas sean
banderas de tregua traicioneras

y los labios agotados
aun muerdan la
necesidad de
la urgencia,

Agotados empecemos
de nuevo, por
obra y gracia
de tu cuerpo

y al milagro del amor
le sumemos otro rato de sexo.


Ruben Mangiagli



En tu mirada.


.

Que mi memoria te aprenda
y tu imagen que acorta la ausencia
sea presencia,
para que todo esté en su lugar y el
tiempo encuentre como justificar
la espera,
y mis ojos descansen en tu
mirada de marrón verde tierra.
 
 
Ruben Mangiagli
 
 
 

Nuestro olvido.


.

No hay caminos originales
que no tengan regreso, ni rincones secretos
ni lugares escondidos.


No puedo escapar de tu
olvido, ni del mio, no existen los atajos ni los
de la muerte ni seguir vivo.

Quisiera saber como se
difumina a alguien que se ha querido o se
borra todo lo vivido.

No te confundas ni caigas
en un error, ya no te quiero, no te espero ni
pienso vuelvas conmigo.

Pero si todo lo que nos
dijimos era cierto, el amor era infinito, el
sentimiento compartido,

la pregunta es por qué
nos ignoramos como si fuéramos solo
dos desconocidos.

No dijimos la verdad, nos hemos mentido.



Ruben Mangiagli




 


Formas.


.

Quererte así, de la única manera
que me sale hacerlo,
siendo un caballero que te respeta
y un hombre que en la cama
te enseña.

Con la mejor educación que mi
padre me dio,
que entre sus lecciones un día me
dijo que amar una dama es
un honor,

privilegio entre la verdad y la razon.


Permitirme darte de mi lo mejor
en todas las
versiones y para cualquier
ocasión.

Cuando bailemos una canción de
amor,
susurrarte al oído que el destino
es algo que nos supera
a los dos,

y que mi manos al recorrer tu
espalda hablen esas
palabras que solo los amantes
en el preludio de una noche
saben provocar.

Si alguna vez me olvido de ser
como soy,
recuerdame con una
sonrisa que entre sabanas

te dije eras la princesa que todo rey

quiere encontrar, que lo otro lo
demás, es una reserva que
queda en nuestro dormitorio,
el santuario de nuestra
intimidad.


Ruben Mangiagli.





Cuatro lunas.


.

Quiero cambiar mi locura
pero no por algo de cordura,
aunque parezca increíble
deseo que crezca y me inunde.

entender que no esta mal
amarte mas allá del horizonte
que puedo mirar donde
los sueños de hacen realidad.

Es que es tan extraña la
felicidad, que al tener todo
parece que nos falta algo
para explicar nuestro delirar.

Quiero bailar sin tenerme
que justificar, que las cuatro
lunas sean del color de tu ojos
si yo así las quiero mirar,

que tu cuerpo sea un revolver
y me pueda matar,
pero la fe que tengo en nuestro
amor me pueda resucitar.

Y dejar de caminar, tengo los
zapatos gastados y no me
lo quiero cambiar, llevan
historias en sus suelas que no

me permito olvidar,
que mis últimos pasos en la
soledad me dejen frente a
tus labios, besarte para al fin

después decirte, que mi nueva
locura sos vos, que se tiñe
y se alimenta en tu mirada
de verde tierra mojada de azul.


Ruben Mangiagli



El ruedo de tu falda.


.

Porque estoy pegado al ruedo de tu falda
y me muero si me faltas,

en el bamboleo de tu cuerpo
yo me pierdo
y me caliento tanto
cuando te veo, que me duele el cuerpo.

Mis manos imaginan el encuentro y hacen
dibujos en el aire
creando tu figura donde
van perdiendo de
a poco su cordura y
menguan en la espera que no acaba nunca.

Es que me gustas tanto que he olvidado lo
que es una lección de anatomía
y quiero aprender las curvas
de la belleza y
perderme en la llanura y
aparecer en el medio de tus senos pequeños

que son el camino
que me lleva a tu sexo,
a los comienzos del
comienzo donde terminar significa poder
empezar de nuevo,
y subo, bajo, me consumo, me entrego sin

saber que puedo morir entre tus piernas y
renacer en un beso
que sin números y sin sorteos
para suerte
mía siempre
me toca dártelo en tu mismísimo centro.


Ruben Mangiagli.

© 2012



Bailar mi locura.


.

Quiero bailar mi locura bajo la luna,
contando las estrellas aunque no termine nunca,

que mis pies arrastren la tierra
y mis manos eclipsen la lluvia,
robarte un beso
que tenga la memoria de tus malos momentos y
borrarlos a fuerza
de pasear mis labios por cada
parte de tu cuerpo,
fundirte en un abrazo que de tan fuerte traspase
tu alma y veas
que cuando quiero
me importa nada el tiempo y la distancia, que mato
y muero por la
mujer que quiero
y si es necesario olvido mis sueños y me subo a los
tuyos, para que
sean nuestros y
que en mi reino solo tú reinas,
porque por quedarme entre tus piernas yo te regalo
todas mis letras
que llevan tu impronta en la creación de cada una
de mis prosas
que quisieran atrapar el perfume
de una rosa
para que sea tuyo su aroma y en el aire que respiro
tu perfume se adueñe
del aura de este amor que me
enloquece y me consume como
si fuera un adolescente esperando cada día que la
noche llegue
para tenerte entre mis sabanas y mis manos
se pierdan jugando
con tu vientre.


Ruben Mangiagli

© 2012



La caja.


.

Es un encierro extraño, donde la
soledad completa mi cuerpo


 y la luz es solo eso, la sumatoria
de reflejos de los recuerdos.

No hay llaves ni cerrojos y puedo
sentir la libertad de mis

manos que no obedecen ordenes
ni deseos.

Las sombras son tantas que no
hay lugar para el vacío

que se disfraza de tu rostro en las
figuras muertas de la memoria.

No estoy cautivo, ni preso solo es
que estoy tan inmóvil

que no puedo escapar y lo profundo
se hunde más y más.

Sin fin de sensaciones que no
puedo narrar, fantasmas

de lo que he sido y que invaden mi
forma corpórea

hasta desdibujar mi rostro para que
nadie me pueda encontrar,

es la forma más desesperante que
tiene la soledad,

esa donde el dolor se hace carne y
vivir es solo habitarme

en esta maldita caja que me aprieta
el alma sin descansar.


Ruben Mangiagli.

© 2012



Errores.


.

Quiero matar el hombre que hay en mi,
algo así como renacer,

para no arrepentirme de los errores que cometí,

y que no me importe repetirlos
porque de ninguno de ellos hoy reniego
solo que seria mejor volver a hacerlos

con la experiencia que me dio el tiempo.

Volver a antiguos besos y hacerlos mejor,
seguir siendo el perfeccionista
de los deseos que la piel contiene en los cuerpos,

y poder creer
que el amor de verdad es un juego
donde perder o ganar no importa si

al final todos serán solo nuevos recuerdos.

Quiero empezar a crecer, y no cargarme
de tantas cosas inservibles
que me hicieron más difícil el viaje y no tener

que sentir que el dolor se
puede ignorar, que puedo seguir
adelante sabiendo que a

pesar de todo lo malo la vida sigue igual.

Y si me amaron, por seguro
otras me volverán a amar
y sin saberlo encontrarte para que seas mi error

preferido, ese que no se puede olvidar.


Ruben Mangiagli

© 2012




Vendo.


.

Vendo un poema de amor,
no porque

necesite dinero

o haya perdido mi vocación,
es que necesito
darle un valor.

También puedo permutarlo,
aunque sea por un sueño
nuevo

donde poder encontrarte a
vos,
no quiero escribir sobre el

dolor
ni el infierno,
puede ser algo sin razón o

que sea tan simple que si
sumamos uno más uno
de dos.

No es una subasta de
palabras al mejor
postor,

quien lo quiera tiene que
darme algo
que no haya tenido yo,

contarme de horizontes que
mis ojos jamas haya
tenido en mi visión,

o enseñarme que aun en la
locura
puede encontrarse el amor.


Ruben Mangiagli.

© 2012



John.


.

Crecí en tu música, en tu poesía,
e hice tu utopía mía.


Aprendí los acordes, las canciones
y hasta algunas las canté


con mi ingles de barrio adolescente
grité y grité Help !

Y el rock and roll se hizo parte de
mi piel.

E imagine que podía haber un
mundo un poco mejor,

que la paz nacía si se pronunciaba
la palabra amor,

aunque el sueño terminó en una
vereda de Nueva York,

por seguro el mensaje no murió, aun
seguimos creyendo

y a través de los años seguimos
diciendo,

Imagina un mundo sin fronteras
sin infierno y solo cielo,

sin nadie por quien morir, sin
nadie a quien matar

imagina a la gente compartiendo
un mundo en paz.


Ruben Mangiagli.
© 2012
 
 
 
 

Ya no te amo.


.

Cómo decirte que no te amo,
pero te extraño,
que aun quiero ese amor que fue tan nuestro.


Es que no terminas de irte y
no te dejo partir,
no es un duelo, es que simplemente no puedo,

no quiero vivir en un mundo
en blanco y negro,
donde los colores sean anagramas de recuerdos,

y mi cuerpo se vaya muriendo
con el paso del tiempo
entre otras manos que no entienden mis sueños.

Es verdad que te echo de menos,
que todo es tan
igual que lo distinto se quedó en lo que no pudo

pasar, como si un epilogo
podría disfrazar todas
las palabras no dichas después del punto final,

pero dicen que hay que
avanzar, aunque yo
sienta que retrocedo hasta el borde de mi abismo

del que no podré escapar,
pero al menos en
ese lugar todas tus sombras no me perseguirán
y seguiré sin entender como
puede doler dejar
de amar despues de haberte amado más y más.



Ruben Mangiagli



Una parte de mi.


.

Te regalo una parte de mi
la que quieras, la que desees,


 puede ser cualquiera la que
esperas o una te sorprenda,

sé que hay algunas que te
interesan por ejemplo

la que parte de mi boca y se
hace labios que te besan,

o mis manos que te acarician
y que también te anhelan.

Puedes preferir una intangible,
una idea que te pueda,

la memoria de tu piel que
después se hace un poema,

también mi trabajo o un día
de mi descanso,

y si te animas a ser mucho
mas explicita quizá

quieras quedarte la que nace
desde mi ingle

y llega a tu fantasía, la que
te invade y te hace mía.


Ruben Mangiagli.

© 2012




De todos mis besos.


.

Camino por la vida casi como he nacido
con lo poco que tengo, rodeado por el
aura de las mujeres que alguna
vez me han querido

en mi memoria llevo los pasos que dí
por ciudades y pueblos
donde escondí los besos de un
amor pasajero,

algunos dirán que he vivido y otros
que no entienden como aun
no estoy muerto de tantas copas
de vino

que apagaron desengaños por haber
creído, pero aun me quedan
tantos sentimientos
que se rebalsan en

mis manos cuando abrazo y digo un
te quiero, aun así espero
que tu amor sea
el ultimo

en mi cuerpo,  para poder olvidarme
de otras bocas y que por
fin te adueñes de todos
mis besos.


Ruben Mangiagli.



Entre mis horas.


.

Escribirte un poema sin motivos
que se mezcle con el humo de un cigarro,
y se pierda en las horas de mi reloj,

decirte lo que jamas te digo
pero lo sabes tanto
que si te lo repito puede que ya no tenga
sentido,

morirme en el medio de una estrofa porque
las musas se escaparon y
revivir pensando que te amo

en la idea que te necesito
y que me necesitas
porque uno más uno en nuestra cuenta no
da dos.

Que seas mi Venus que abraza sin un brazo
pero me quiere tanto
que le regalo mis manos,

que esta noche que no acaba ni sabe donde
empieza se adormezca
tan lentamente para que puedas
despertarte a mi lado

y darme cuenta que te desnudé sin quitarte
la ropa
y que las mariposas que vuelan

alrededor de este amor, hagan con sus alas
la sabana multicolor
donde las gotas derramadas de la
pasión

se escondan disimuladas entre tus piernas
que aprietan mi
espalda y liberan mi razón.


Ruben Mangiagli.




En un papel.


.

Escribe en un papel lo que quieres ver,
puede ser un dibujo si ,

o tal vez un deseo de esos que parecen
tan lejanos
y sin embargo están en las dedos de tu
mano,

pero piensa y busca antes de hacerlo y
siéntelo bien adentro, que sea
algo que escondas en el medio de lo
que siempre
quisiste y lo que puedes hacer sin un
porque.

Deja que la locura aflore en tu piel y
cree, solo cree, con tanta
fuerza que tu mundo se parta en dos
y que en
cada mitad mires a los costados y este
yo a tu lado.

Tienes que saber que siempre estaré,
y cuando te sientas sola
mira este papel, y así podrás sentirme
en lo que hiciste te habito aunque no
me puedas ver.


Ruben Mangiagli.




Referencia.


.

Quiero adueñarme de tu pena
porque soy fuerte,

ser tu cable a tierra,
tu referencia.

Que mi corazón lata por el de
los dos y cierres tus
ojos mientras mis manos
abrazan tu dolor

y lo haga mio para que puedas
volver a respirar
y tu ahogo reciba el aire
de mis besos.

Para que tu melancolía de una
vez te deje escapar
de ese mal sueño
de nunca acabar.

Dame tu mano una vez más y
vamos a caminar
y si te llueve yo te aseguro
un día va parar,

porque te quiero cuando hay
sol,  te cuido y si la
lluvia quiere empaparte
me mojo con vos,

y te cuento mientras que así
es el amor, dándote la
mitad de mi sonrisa
para que estes mejor.


Ruben Mangiagli.




Estrellas de papel.


.

Todos tenemos una estrella
a un millón de años de casa

donde escapar,
un lugar al que jamás
ninguna otra persona podrá
llegar,

un refugio inexpugnable
que queda entre la mitad
de nuestros sueños
y la tan temida realidad,

donde hacernos parte de
nuestra propia soledad y los
silencios que
ahogan los gritos sean
más fuertes que las palabras
a pronunciar.

Un rincón donde perdernos
sin necesidad de tener que
llegar a ningún lugar,
donde quedarnos

y si es necesario morir para
poder resucitar
y volver a ser como un niño
que empieza a correr
cuando el viento se lleva su
cometa de papel,

hasta casi tocar el cielo en
el intento de creer
que lo se quiere nunca se
va perder.


Ruben Mangiagli





Quizá.


.

Percibo, siento, vivo, intuyo,
pero no sé como puedo saber si
todo lo que aprendí es verdad,
jamas estuve en un
desierto
pero mis pies se quemaron una
vez de tanto andar
buscándote por una ciudad.

Es verdad vi tus ojos llorar, pero
no pude entender que ese
dolor después crecería en mi más
y más,
hasta consumir
mis huesos y mis
manos que te habían aprendido
te pudieran extrañar.

De que me vale leer y aprender
si hay tantas cosas que
jamás podre conocer,
quizá haya llegado el tiempo de
entender
que el tiempo no
nos espera y si no hago
hoy lo que debo realizar

tal vez jamas lo pueda lograr, al
final siento que mi historia
es tan larga que necesita un
punto final,
que me deje justo al borde de
tus labios para decirte muy
cerca que reaprendamos lo que
supimos olvidar,

que los besos que no nos dimos
nadie nunca los podrá
reemplazar,
que la memoria se puede
olvidar en un instante y los
recuerdos que lastiman y nos
detienen
algún día dejaran de sangrar.


Ruben Mangiagli


Melancolía


.

Quiero que sepas que te extraño
que nada es lo mismo,
que mis pasos aunque recorran
el mismo camino
todo me parece que va en otro sentido.

Siempre me pareció difícil de
escribir cuanto se puede
amar, pero nunca supe que no
podría explicar el amor
después del amor cuando ya no esta.

Es la perdida de lo que no
volverá jamas, que el
pasado se hace realidad y se
adueña de los presentes,
una melancolía que sé no va a acabar.

El almanaque ya no marca días,
se detuvo para comenzar
a ir para atrás, y cada día es
uno que me recuerda
que el amor eterno se puede jurar y

por más promesas no se puede
evitar despertar una
mañana y sentir que todo
desaparecerá,como las estrellas
que mueren con sol dejando de brillar.

Llueve en la ciudad como si
nunca fuera a parar,
una ventana, un café a medio
enfriar y la compania de tu
ausencia que me acerca a la oscuridad.


Ruben Mangiagli




Sin vernos.


.

Que no se nos escape la vida
me da tanto miedo eso
que tiemblo,


dejamos que los silencios se
conviertan en tiempo
y nos vamos perdiendo.

Caminamos sin vernos como
si de esa manera pudiéramos
ignorarnos.

Cuantos orgullos más serán
necesarios para poder
encontrarnos?

Si mis manos te buscan tanto
es que eres lo que
necesito,

aun sin creer en el destino,
te espero y no puedo
dejar de hacerlo.

Dame un abrazo, bailemos
que la vida son
cuatro días,

y tengo atragantados en mi
pecho todos los te quiero
que te debo.


Ruben Mangiagli.

© 2012



Cada parte de tu cuerpo.


.

Descansa mi hombría en cada parte de tu cuerpo,
como si fuera un mensaje, algo divino,

una suerte de milagro inesperado
donde mis deseos se desencadenaron.

Mi urgencia te pertenece cuando estas a mi lado,
orgullo de macho,
respeto de hombre que sabe que mujer está
a su lado,

la que siempre había esperado entre sueños y
ensayos en otros brazos,
como si fuese un aprendizaje simulado
entre sabanas de amores olvidados.

Ya no descansa mi hombría de nuevo, se ha
despertado, y se apronta para
darte placer y yo consumarlo en tu escalera
de orgasmos encadenados,

que el saber de mis años sabe encaminarlos y que
nos lleva en caída libre hacia
el cielo que habita en tu vientre tan mimado
por mi sexo, mi lengua y mis manos.


Ruben Mangiagli.

© 2012




Memoria


.

Quiero cavar un hoyo que sea profundo
para esconder mis recuerdos muy lejos,

que sea tan hondo que si quiero buscarlos
aunque mis uñas sangren no pueda
lograrlo.

Sin ceremonias ni duelos, apilarlos uno
a uno, sin orden, sin engaños, y si se me
escapa alguno bueno no importe porque
de una buena vez habré podido enterrar
los malos.

No es que no he lo intentado, pero aun
no encontré el método adecuado, los he
dejado en cajones olvidados y un día
por descuido se abrieron y me ahogaron
despacio.

Tampoco es que sean muchos ni que me
estén aplastando, pero es necesario
descartarlos, media vida que los llevo
cargando cansando mis pasos y el tiempo

con los años pasa más rápido sin esperas,
sin retrasos y no quiero que tu amor se
me escape de las manos por la memoria
que algunas noches me puede y me aleja
de tus brazos.


Ruben Mangiagli.

© 2012



Trama.


.

No me gustan los finales
ni lo epílogos,

prefiero la trama que me
encuentra en el
medio de los caminos,

saber que no hay destino,
que nada esta escrito,
que mis deseos pueden
cambiar incluso lo
que ya he vivido,

que puedo olvidar lo
malo y quedarme con lo
lindo, evocación
selectiva que intenta
hacer mejor mi vida.

Intuir que la memoria de
este amor esta en las
puntas de mis dedos
y que tu espalda es
mi lienzo

donde escribir partes de
mis versos y dibujar
con mis labios las
distintas formas de decir
un te quiero.

que tus ojos son el
amanecer de mis desvelos
sin esperar un mañana
para contarte de mis
sentimientos,

y si algún día no te tengo
poder abrir el libro de
los recuerdos en la
mitad para intentar
encontrarte de nuevo,

porque no quiero pensar
en un final de lo nuestro
pero si sucede, prometo
volver a buscarte en
todos los tiempos.


Ruben Mangiagli

© 2012
 
 
 

Identidad.


.

No saber si estoy, no poderte encontrar
indefinidas formas para amar.


Que arriba sea abajo y los costados
indiferentes lados para abrazar.

Donde tu boca comienza mi lengua
se pierda en la oscuridad,

donde mis manos te toquen, mis dedos
menguen mi tremenda ansiedad,

sabiendo que tus piernas saben abrazar
y que no me dejaran escapar.

Sabores mezclados que rebalsen los
cuerpos en una lluvia de felicidad,

que vos sea yo, yo vos para no tenernos
que adivinar así extraviamos el

sentido de la identidad, quedarnos sin
nombres ni géneros y ser solo

piel para disfrutar en la perfecta fusión
de nuestra perversa intimidad.


Ruben Mangiagli.

© 2012



 

Tarde de París


.

Luz y sombra de un amor de
un rato,

de un instante de pocos horas,
deseo de piel
ganas de matar la soledad
y olvidar.

Una copa, un cigarro a medio
quemar
y los besos dijeron lo que el
alma no sabe callar,
para que los cuerpos se
puedan revolcar.

El rojo de tu labios resaltaban
en la media oscuridad
y mi sexo que acumulaba las
urgencias supo acertar
a la primera y en el
oráculo del amor casual
hicimos centro y en pleno
otoño desatamos
el carnaval.

Tus manos me recorrieron tanto
con ese estilo sutil y ese
tacto para tocar que las mías
se adormecieron de tanto
placer en una fabula
imposible de olvidar,

y entre palabras en ingles y
respuestas en francés me
diplomé en el amor en un
sillón de uno que hicimos
para dos,

una promesa que sabia no
iba a cumplir, una llamada
que no ibas a responder,
tantas mentiras para
gozar que nos dijimos
sabiendo
que jamas nos volveríamos
a ver, pero dando las
gracias por una tarde
de París
donde volvimos sentir lo que
era el placer.


Ruben Mangiagli.

© 2012




 

Que mis manos.


.

Quisiera decirte que te quiero,
pero no con palabras

ni tampoco con gestos,

necesito una manera diferente
algo mas trascendente
que supere al tiempo,

que hable de deseos incompletos.

Si pudiera inventar la palabra,
traspasar el conocimiento
de lo que existe ya,

que mis manos puedan tocar
la esencia que te habita
palpar lo que se puede pensar,

algo así con encontrar que el
amor tiene forma, que
puede ocupar un lugar

que sea firme, que sea real.

Ojalá pudieras ver mi verdad,
notar que es fuerte, que no
se puede cambiar,

así sería mucho más fácil de
explicar que te amo antes
que el tiempo comenzara

a andar, que las distancias no
me van , porque lo más
lejos que quiero tenerte

no se puede contar,

se mide con un beso
un suspiro
y nada más.


Ruben Mangiagli.

© 2012





Teorema


.

Vamos a calcular
a ver si nos podemos aclarar,

deberemos formular la
hipótesis de un deseo y algo más.

Que los vértices de
tus piernas se puedan
ejemplificar
empezando sin terminar,

si sumamos el angulo
de tu centro de gravedad
resulte que mi recta
crezca más y más

hasta que después de una noche
entera de tanto
multiplicar nos olvidemos
de restar.

Y la tesis sea tan perfecta
que la tengamos que
volver a enunciar entre
gemidos y suspiros

y el teorema resulte
una verdad que busca
su comprobación en
los cuerpos que se encuentran

en las sabanas de color tiza
gastadas de tanto amar,
donde uno más uno sea uno
y nada nos importe ya.


Ruben Mangiagli.

© 2012
 
 
 
 

Confesión.


.

No me quieras quitar los pecados,
dejaría de ser yo,

y si me quitas uno,
por seguro cometeré dos,
mi amor es así,
un secreto
sin confesión
donde me pierdo entre tus piernas

y mi lugar en el mundo lo encuentro
en vos, donde
nace mi mejor versión,
que es como una
apuesta
donde me juego el corazón
para perder mi razón en una partida
donde ganaremos los dos.

Deja que te ame tal cual soy, una
respuesta a todas tus no
preguntas, donde mis silencios
son toda voz y mis
manos
hacen su mejor labor, la
de aprender tu cuerpo para que
mis besos alcancen la perfección

y mi memoria desaprenda todo lo
que un día guardó, y que cada
rincón se sature de tu pasión, que
me mantiene vivo porque antes
de tenerte no sabia que estaba tan
muerto
que había dejado de creer en todo
incluido yo.
 



Ruben Mangiagli.
© 2012
 
 
 

De a dos.


.

Soy como una barca en alta mar,
un cometa de piel y huesos que el viento sabe llevar


y mi libertad lleva tu nombre
que me enseña a conjugar el verbo amar olvidando

esos pretéritos que un día se
esfumaron en tus ojos donde se mezclan las miradas

de deseo y amor, y soy noche
de tu mediodía y vos sos la luna que eclipsa mi sol.

Quererte como te quiero y que
mi cuerpo se funda para dejar de ser dos, como si

un día pudiéramos reinventar
la creación de Dios, haciendo un paraíso donde la

manzana me la des vos y la
tentación sea la justificación del pecado y el perdón,

y que al final seas la isla donde
encallo, y el pirata que soy deje sus hábitos, para

ser solo el hombre que se
merezca tus besos y así olvidar lo que es el dolor.


Ruben Mangiagli.
© 2012
 
 
 
 
 

Para quererme.


.

Tenés que saberlo, tenés que conocerme
no es fácil quererme,

habito lugares que jamas visitaste
tan oscuros que la soledad es similar a
la noche sin estrellas

y mis manos dibujan figuras que ni yo
veo en las tinieblas.

También soy a veces una luz que por
brillante ciega y quema,
que no tiene paz ni sabe de esperas
y me devora la impaciencia de los besos
que nacen de mis venas,

y se hacen como de carne que crece en
las urgencias.

Tenés que conocerme, tenés que saberlo
cuando quiero muero
o doy mi vida por mis sueños y
los tuyos, soy toda verdad y me olvido
de los miedos

y muevo los cimientos del mundo sino
te encuentro.

También puedo ser la suavidad de tu
descanso, una mañana,
un remanso para que duermas en mis
brazos , cuidarte del tiempo y del paso
de los años,

resumiendo, para quererme tenés que
quererme como yo te quiero tanto.


Ruben Mangiagli.

© 2012



Soledad.


.

No te quedaste en mi corazón,
será que eso que dicen no es

verdad
o que a mi me pasa diferente,
no estas en mi corazón,
me habitas en otros lugares que
son muy difíciles de explicar,

por ejemplo entre mis huesos
que me sostienen desde
que no estás, en mis manos que
se olvidaron como acariciar
y solo son apéndices
que uso para
poderme expresar.

Te encuentro en rincones que
una vez creí podría olvidar,
ángulos
donde me corta mi
soledad y los olvidos se
hacen memoria que no me
dejan respirar.

Andas por paisajes que yo
jamas vi, que ni siquiera
me atreví a soñar,
como si los caminos
inconclusos y pendientes se
terminen en mi y así sé que
no te puedo volver a encontrar.

Puede que solo la realidad sea
otra, que no estas
en mi corazón porque ya no
está, se fue con vos una
tarde donde todo lo
inevitable tenia que pasar como
pasa el amor y pesa la soledad.
 



Ruben Mangiagli

© 2012.


Desvaneciendo.


.

La luz ya no brilla, es como que no está,
tampoco es una oscuridad ,es el
claroscuro que precede a lo que
no se puede imaginar.

Todo parece igual, pero nada está en su
mismo lugar, se desordena en un
paisaje similar que engaña al
que no sabe mirar.

Los cuerpos que tienen manos y brazos
como es natural no me saben
abrazar, no entienden que tocar
no es acariciar.

El tiempo hace el macabro juego de ir
para atrás y me deja detenido
siempre en el instante en que
te vas,

es vivir y revivir el momento sin saber
como hacer para poderlo cambiar,
mostrándome una y otra vez
que no supe amar.

Quizá te pase igual, que las palabras se
escapan sin poder hablar y de
tanto no decir nada el
silencio domina

al grito que desespera en la soledad de
contener el verbo amar y las letras
lloran un escrito como si las
lagrimas nos pudieran borrar,

te extraño tanto que ya dejó ser novedad
y me quedo tan inmóvil que no
me sale nada para que nos
volvamos a encontrar.

Me duermo sin saber si quiero despertar
en otro día donde tus ojos no están,
me voy desvaneciendo sin vos y
no lo puedo evitar.


Ruben Mangiagli.
© 2012