A mi muerte.


.

Antes que nos vayamos es necesario
que hablemos aunque sea por
un rato,


que sepas que no me arrepiento ni
de un solo día de mi vida, ni
de haber querido tanto,

por mis labios pasaron el humo del
tabaco, el sabor del licor y
del beso de las mujeres me amaron,

que no niego hubo noches que te he
deseado, casi implorado que
me lleves a tu lado,

pero el amanecer se encargó que la
idea se fuera esfumando
y de nuevo seguí luchando,

que he amado con todo lo que tengo
y me he entregado sin
razones y sin engaños.

Es verdad maltraté a mi cuerpo, con
lujos de vicios azulados,
y que me incliné por el

placer de sentir tantos brazos que ni
los nombres en ocasiones
he recordado,

pero en mi descargo vale que cuando
amé he viajado miles de kilómetros
por dar un beso esperado.

Así que si quieres partimos, te doy
mis manos en este ultimo
poema sin

quejas ni reclamos, me voy como
hombre que he nacido, sin
miedos ni llantos.





Ruben Mangiagli


One Response to “A mi muerte.”

  1. Muy bueno ruben. me gustaria que hicieras una sobre la muerte donde tu defensa y tus descargos no se refiriesen solo a las relaciones amorosas peligrosas o no. Beso. P.D: Capaz que yo hago una sobre el tema. Gran Tema

Your Reply