Decreto.


.

Muerte a todo lo malo vivido, a todo lo sufrido,
a los momentos donde estuve vacio, al momento
perdido.

Que mis caras sin muecas frente al espejo sin
luces de olvido, se vayan también, en los silencios
compartidos.

Los vinos agrios, serán derramados, jamás volverán
a ser bebidos, ni los banquetes servidos con manjares
podridos.

Se archivaran todos los recuerdos malos, no habrá
mas perdón ni olvido, uno a uno desechados y
destruidos.

No se escribirán más letras que formen palabras y
frases de añoranzas para crear poemas rotos sin
latidos.

Se cruzaran todos los caminos, sin autopistas de
delirios, solo caminos de barro, sin empedrados
marchitos.

Así que decreto el final de todo esto y de algunas
cosas más que en un anexo explico. Todo nuevo,
al fin estas conmigo.

Ruben Mangiagli.


Your Reply